cuando te condenan a cárcel por programar un sistema como tu jefe te había pedido

En 1962 Adolf Eichmann, uno de los arquitectos del Holocausto fascista, escribió una carta como zaguero intento de pedir clemencia tras los juicios de Núremberg. Su excusa en el inteligencia en Israel que se celebró tras su captura primaveras a posteriori fue singular: “seguíamos órdenes“.

Ese argumento se hizo tan distinguido que acabó acuñándose el término de “Defensa Núremberg” cuando los responsables de algún delito lo utilizan para defenderse. Uno de los últimos en hacerlo ha sido James Liang, que ha sido condenado a 40 meses de prisión por diseñar el software de Volkswagen que mentía sobre sus emisiones de gases. Él solo seguía órdenes: ¿le exime eso de la infracción?

Una condena ejemplar

Según Reuters Liang colaboró con la honradez norteamericana durante el proceso legislativo que ha investigado todo el escándalo, y eso hizo que sus abogados pidieran que la sentencia se redujese desde los potenciales cinco primaveras en prisión a un arresto domicilario y servicios sociales.

James Liang, el ingeniero de Volkswagen que diseñó el sistema software con el que la firma cometió el escandaloso fraude por emisiones de gases.

En división de eso, el magistrado encargado del caso, Sean Cox, ha decidido condenarle a esos 40 meses de prisión y a avalar una multa de 200.000 dólares, 10 veces la que se había demandado por los fiscales del caso.

El objetivo de la sentencia es claro como el propio Cox explicaba: la idea era dirigir un mensaje a la industria para que directivos e ingenieros se lo pensasen dos veces antiguamente de retornar a engañar a reguladores y consumidores.

Los jefes de Lian le encargaron a él y su equipo que desarrollara un nuevo motor diésel con ciertas especificaciones para comercializarlo en Estados unidos. Al no poder cumplir con los requisitos de emsisiones del país norteamericano, Liang y sus subordinados desarrollaron un software que detectaba cuándo estaba pasando un test de emisiones para activar el sistema de control que se desactivaría durante la conducción ordinario.

Siguió órdenes, y eso acabó siendo su condena.

El argumento del “solo seguía órdenes”

La excusa esgrimida ahora por la defensa de Liang no solo fue utilizada por Eichmann en los juicios de Núremberg: además ha sido utilizada constantemente a lo abundante de la historia. La Wikipedia nos cuenta cómo en el primer jucio de hostilidades en 1474 Peter von Hagenbach fue condenado por crímenes de hostilidades y decapitado tras permitir todo tipo de atrocidades tras la ocupación de Breisach durante la hostilidades de Borgoña.

El argumento ha sido además utilizado en diversas películas, y uno de los ejemplos más famosos lo tenemos en “Algunos hombres buenos”, con un caso análogo en el que los acusados “simplemente seguían órdenes”. Allí se debatía sobre esa obligación pudoroso a discutir esas órdenes, que tanto en la película como en los casos comentados —si es que hubo dudas morales— no impidió que los acusados cometieran el delito.

Ya hablamos sobre este tema en el segmento de la programación al tratar aquel reportaje sobre ética y código. Para los entrevistados las “órdenes” de sus superiores implicaban hacer cosas ética o moralmente cuestionables. Algunos dejaron sus trabajos por ese motivo. Otros, sin demasiadas opciones, acababan asumiendo esos mandatos a pesar de entender que lo que hacían podía estar mal.

Difícil situación para los implicados en muchos de estos casos, y aún así, ¿qué debería tener hecho James Liang? ¿Es la sentencia torneo?

En Motor Pasión | Caso Volkswagen. Guía para no perderse entre la humareda de noticias
En Xataka | Librarse de los motores diésel no es tan fácil como podría parecer


Source link

deja tu opinion

Seguinos

Tecnoblog en las redes sociales