Convierten una pinta de ADN en el sistema de almacenamiento más valioso de la historia

Bautizada por los investigadores como “el método de almacenamiento de datos más valioso de la historia”, los científicos aseguran suceder legado con una nueva técnica de codificación de ADN que se aproxima al mayor teórico para la información almacenada por nucleótidos.

¿Cómo? A través de un operación llamado ADN Fountain los investigadores juntaron seis archivos en una sola pinta de ADN, una donde se incluía un sistema activo completo, una maleable regalo de Amazon o un cortometraje. Según el equipo, esto es sólo el principio. Ellos esperan que la misma técnica pueda ser capaz de comprimir todos los datos del mundo en una sola habitación.

Además, no sólo el almacenamiento de datos de ADN actúa como usurero de espacio, la técnica igualmente podría permitir preservar “el conocimiento” con extrema persistencia y fiabilidad (a diferencia de los medios tradicionales que sucumben a todo tipo de fallos con el tiempo). Según ha explicado Yaniv Erlich, del equipo de la Universidad de Columbia detrás del tesina:

El ADN no se degradará con el tiempo como sí lo hacían las cintas de casete y los CD, y desde luego no se volverá obsoleto. De hecho, si lo hace tendríamos problemas mucho mayores.

En efectividad no estamos en presencia de una técnica (el uso del ADN) nueva. En el año 2012 unos investigadores de Harvard lograron comprimir un tomo de 53.400 páginas en el código hereditario de las moléculas de ADN sintético. No sólo eso, luego pasaron a estudiar los datos utilizando la secuenciación de ADN.

Desde aquel año han sido varios los equipos que han tratado de optimizar la técnica para hacerla más valioso. La diferencia ahora, según el propio Erlich, es que la técnica conseguida es hasta 100 veces más valioso que el unificado del 2012, siendo capaz de registrar hasta 215 petabytes de datos en un solo gramo de ADN. Para situarlo en contexto, un sólo petabyte equivale a 13,3 abriles de vídeo de reincorporación definición.

Los científicos igualmente han explicado que el operación ADN Fountain nació para detectar y corregir errores en las aplicaciones de streaming de vídeo, razón por la que igualmente se puede utilizar para evitar errores de ojeada de datos binarios que se han traducido a las cuatro bases de nucleótidos en el ADN.

Analizando la técnica

Como decíamos al aparición, para probar el sistema el equipo comprimió seis archivos que incluían un sistema activo de ordenador, un cortometraje francés de 1985, una maleable de regalo de Amazon de 50 dólares, un virus informático, una placa Pioneer (como las enviadas al espacio) y un trabajo purista de Claude Shannon.

El tamaño genérico del archivo del paquete completo era relativamente pequeño, llegando a sólo 2 MB, pero lo importante era probar si el operación ADN Fountain era capaz de codificar la información binaria en datos genéticos sin perder ninguna información. Tras obtener los datos digitales (representados en una cinta de 72 mil hélices de ADN) estos se convirtieron en una pinta de moléculas de ADN transportadas en un viario. Dicho de otra forma, los científicos habían sido capaces de secuenciar el ADN y recuperar los archivos sin errores.

¿Y ahora qué? Aunque el resultado es impresionante el equipo dice que pasará algún tiempo antaño de que el desembolso de acumular y estudiar datos en ADN tenga sentido para el resto de la humanidad, poco asaz obvio. Pensemos que para su paquete de 2 MB los investigadores gastaron cerca de de 7 mil dólares para sintetizar el ADN (y otros 2 mil para secuenciarlo).

Aún así, ellos piensan que en una plazo esta técnica será una efectividad para el gran manifiesto. Mientras tanto, nuestras estanterías seguirán reclutando los diferentes formatos de disco duro que nos han acompañado a lo dispendioso de nuestra vida. [Science vía ScienceAlert]


Source link

deja tu opinion

Seguinos

Tecnoblog en las redes sociales