Construye submarino con Indiegogo, lo hunde y mata a editora de Wired

La historia del UC3 Nautilus se pone cada vez más retorcida.

Durante los últimos meses se ha desarrollado un auténtico ocultación en torno al UC3 Nautilus, un submarino “amateur” construido por aficionados civiles gracias a una campaña de crowdfunding en la popular Indiegogo, que terminó hundiéndose hace poco, provocando la desaparición de una periodista que ahora, al parecer, habría sido asesinada.

Originalmente, este agosto de 2017, el UC3 Nautilus habría emprendido un viaje de exhibición, conducido por su inventor, Peter Madsen, acompañado por la editora consignada por Wired, Kim Wall, quién haría un artículo de perfil sobre el tesina y su creador.

Sin retención, hace pocos días las autoridades lograron rescatar a Madsen luego de que su submarino presentara una rotura que hundió la nave completamente; Wall no estaba con él, ya que el inventor aseguró que la había dejado en un parada de Copenhague antiguamente de que el submarino se fastidiara.

Hasta ese momento de la investigación la periodista se consideraba como una persona desaparecida. Pero Madsen, según reporta Gizmodo, habría terminado confesando que él la asesinó y enterró su cuerpo en el mar, luego de que su submarino presentara un falló crítico en su presencia:

El marcado ha dicho a la policía y la corte que un incidente ocurrió a costado del submarino que causó la homicidio de Kim Wall y que luego la enterró en un oficio no especificado en algún oficio de la Bahía de Køge.

La policía de Copenhague puede confirmar adicionalmente que los cargos actuales permanecen en su oficio. No se dará más información sobre la investigación del caso, ya que se está llevando a lugar a puerta cerrada.

No se conoce a ciencia cierta como fue el supuesto incidente que provocó la homicidio de Kim Wall, pero al momento de ser rescatado Madsen declaró a los medios locales que estaba solo y que su submarino se había hundido por un problema último con un tanque de peso que se convirtió en un problema anciano.

Tal vez ahí esté la esencia. Por lo pronto se convierte en uno de los casos más raros de la historia del crowdfunding.


Source link

deja tu opinion

Seguinos

Tecnoblog en las redes sociales