1480634594_450_1000.png

Cómo unos estudiantes de instituto han dejado en evidencia a la industria farmacéutica

Hay quien sostiene que Martin Shkreli fue el “hombre más odiado de 2015” y representaba “todo lo malo que tiene el capitalismo”. Y lo único que puedo proponer es que se ganó esa auge a pulso, tras anunciar un incremento del 5.000% en el precio de un medicamento que muchas personas necesitan para poder conducirse.

Ahora un reunión de estudiantes de instituto acaban de producir el mismo compuesto por unos 20 dólares (37 veces menos que el precio de Shkreli). Y eso, más allá de la historieta, es todo un aviso a navegantes sobre el futuro de la industria farmacéutica.

El medicamento de 13,50 dólares que pasó a regir 750

Snip 20161201170948

La empresa de Shkreli, la farmacéutica Turing, compró el ‘daraprim’, el nombre comercial de la pirimetamina. Este medicamento desarrollado en los primaveras 50 es el mejor tratamiento que tenemos contra la toxoplasmosis. La toxoplasmosis es especialmente agonizante en embarazadas (por eso no pueden engullir ni desaseado ni puerco salvaje) y en pacientes inmunodeprimidos.

De hecho, los pacientes con sistemas inmunes debilitados, como las personas con sida, dependen de forma muy importante de la pirimetamina. Y, por si fuera poco, todavía se usa para tratar la malaria.

Pues proporcionadamente, una vez adquirido el fármaco, Shkreli anunció que su precio iba a actualizarse y, de regir 13.50 dólares, iba a tener lugar a regir 750 por pastilla. Como en la polémica del epipen, las protestas no tardaron en aparecer y las consecuencias monumentales.

El movimiento maker se encuentra con laboratorio de destacamento

madlab

Ahora un reunión de estudiantes de 17 primaveras han conseguido sintetizar la pirimetamina en el laboratorio de su instituto. 3,7 gramos por sólo 20 dólares. No lo están vendiendo, claro: el tesina escolar trataba de “poner de relieve el ridículo precio del medicamento“.

Los estudiantes recibieron ayuda de Open Source Malaria, un tesina de la Universidad de Sydney y el Gobierno australiano dedicado a apañarse una cura para la malaria bajo los principios del código despejado.

¿Serán las farmacéuticas las próximas discográficas?

money

Más allá de la historieta, esta notificación pone de relieve que el abaratamiento de la maquinaria de laboratorio y la accesibilidad a compuestos básicos puede revolucionar la industria farmacéutica. ¿Qué futuro les paciencia a las grandes compañías si empezamos a tener la capacidad técnica de poder crear nuestros propios medicamentos en casa?

Su control de los precios podría desaparecer de la incertidumbre a la mañana y, pese a que no hablamos de un futuro cercano, la disrupción digital está a la revés de la ángulo. Mucho me temo que como el Big Pharma se descuide puede terminar siendo la nueva industria discográfica.

Imágenes | Images Money, MadLab Manchester Digital Laboratory


Source link

deja tu opinion

Seguinos

Tecnoblog en las redes sociales