Científicos alemanes crean un sistema real de lámparas cuyo brillo equivale a 10.000 soles

Foto: DPA

La instalación científica más moderna de Alemania acaba de comenzar a funcionar hoy. Se pasión Synlight y es un conjunto de lámparas tan potente que solo la luz que se refleja en las paredes de la sala bastaría para carbonizar a una persona en menos de un segundo.

Synlight se ha construido en el Centro Aeropespacial Alemán (DLR por sus siglas originales), en la ciudad alemana de Jülich, cerca de Colonia. Se tráfico de una enorme estructura formada por 149 lámparas de Xenon de curva corto, un tipo de foco de incorporación potencia que suele estilarse en algunos proyectores de cine.

Con los 149 focos a toda potencia, la instalación emite un haz de luz de 350 kilovatios equivalente a 10.000 veces la radiación solar. La temperatura de la sala con la máquina en funcionamiento es de 3.000 grados Celsius.

Toda la potencia de esta parrilla de lámparas de 16 metros de pancho y 14 de stop se concentra sobre un radio de solo 20×20 centímetros. ¿Para qué? Pues paradójicamente para investigar cómo guardar energía eléctrica.

Aunque la instalación de Jülich parece una perversión desde el punto de horizonte energético, y en cierto modo lo es. La planta consume en cuatro horas lo que una clan de cuatro personas media en todo un año. Afortunadamente, no va a estar encendida todo el rato y su objetivo es guardar mucho de lo que consume.

Synlight es una instalación destinada a investigar maneras más eficientes de producir hidrógeno para usarlo como combustible. Aunque es el pájaro más copioso en la Tierra, el hidrógeno nunca se encuentra en estado puro en la naturaleza. Para obtenerlo hay que separarlo de otras moléculas. El proceso más popular es acudir a la electrólisis del agua, pero para producir hidrógeno en grandes cantidades es preciso consumir mucha energía eléctrica. En Synlight, el haz de luz se proyecta sobre una superficie de metal y luego se rocía con agua. La potencia del sistema separa instantáneamente el oxígeno del hidrógeno.

La idea es usar la planta para perfeccionar un sistema que permita difundir hidrógeno puro a partir solo de la luz del sol. Además, el centro servirá para investigar nuevas técnicas para confeccionar paneles solares mucho más eficaces. De momento, se une al selecto club de laboratorios que parecen salidos de la imaginación de un supervillano. [Focus vía ABC News]


Source link

deja tu opinion

Seguinos

Tecnoblog en las redes sociales