Casi dos mil kilómetros recorrió el auto solar de la Universidad de Chile

Proyecto estudiantil superó el desafío de soportar el automóvil hasta la Región de Arica y Parinacota.

Chile no tiene excusas para no innovar en materia energética. Recursos naturales como el litio y zonas de incorporación radiación solar, posibilitan el incremento de tecnologías capaces de utilizar estos medios. En este entorno, se creó el transporte Eolian Fenix, que recientemente cumplió su más noble desafío: cruzar la porción del país.

Eolian Fenix es el primer automóvil solar biplaza de Latinoamérica, y fue desarrollado por estudiantes de las facultades de Ciencias Físicas y Matemáticas (FCFM) y de Arquitectura y Urbanismo (FAU) de la Universidad de Chile. Los jóvenes crearon el transporte con la intención de demostrar la eficiencia de esta energía limpia y renovable. Los mismos, se habían propuesto trasladar el automóvil hasta la Región de Arica y Parinacota.

El “Desafío Santiago-Arica” -que comenzó el domingo 10 de diciembre a las 8:30 horas de la mañana- culminó este lunes 18, cerca de las 20:45 hrs. en Arica. En ocho días, el Eolian Fénix recorrió 1.950 de los 2.070 kilómetros cerca de la primera región del país. El equipo por detrás logró pasar los obstáculos mecánicos y igualmente meteorológicos, demostrando no sólo la autonomía del transporte, sino la posibilidad de recorrer la porción del país sólo con energía solar.

Durante el delirio de casi 2.000 kilómetros, el transporte alcanzó una velocidad promedio entre los 55 y 60 km/h, y una máxima de 92 km/h (durante el primer día de delirio), lo que fue variando según las condiciones del camino. Así, entre La Serena y Copiapó la velocidad máxima alcanzada fue de 65 km/h; entre Copiapó y Chañaral llegó a 85 km/h, por ejemplo.

El profesor Rodrigo Palma, director del Centro de Investigación en Energía Solar (SERC Chile) y clásico del unidad de Ingeniería Eléctrica de la FCFM, comentó que hubo 120 kilómetros donde condiciones impidieron el avance solo con energía solar (salida de La Serena y de Chañaral), aunque transitaron la veterano parte del camino sólo en almohadilla a la energía del Sol. “Los 120 kilómetros fueron remolcados por dos razones complejas: el mal tiempo en La Serena y una subida peligrosa a la salida de Chañaral”, comentó. En todo caso, para Javier Norambuena, patriarca del equipo de Diseño del Eolian, el nivel técnico del transporte logró un resultado robusto, seguro y apto.

Aún así logramos hacer el desafío y recorrimos poco más de 200 km diarios, considerando la geodesía chilena. Eso es súper importante, porque no es un tema de distancia -el rally de Australia son 3.000 kilómetros, pero planos, por lo que puedes ir con motores más livianos, eficientes y con pequeño fuerza-, el rally chileno, por la geodesía, propone nuevos desafíos técnicos. No sirve ser más rápido y exaltado apto ya que se necesitan motores que den para subir las cuestas chilenas, que es más o menos lo que hicimos nosotros.

La correr de los estudiantes demuestra un compromiso con el medio esfera, y pone nuevamente en discusión la relevancia que se le da al uso de la energía solar en el país. Suplir deyección como la movilidad de forma limpia y apto, es uno de los desafíos que están enfrentando las sociedades modernas.

Lo que viene ahora para el Eolian lo definirán quienes sigan en el esquema estudiantil, ya que algunos terminan sus carreras, aunque, según comentaron los miembros del equipo, es probable que busquen participar el próximo año en la Carrera Solar Atacama.


Source link

deja tu opinion

Seguinos

Tecnoblog en las redes sociales