‘Black Mirror’, todos sus episodios ordenados de mejor a peor

La recientemente estrenada cuarta temporada de ‘Black Mirror’ demuestra de nuevo que estamos frente a una serie que sabe permanecer lo que promete, consiguiendo lo que muchas otras antologías ni huelen: que el espectador vuelva capítulo tras capítulo, incluso tras alguno que no le ha convencido. Como comentaba en el repaso a los nuevos episodios, se me antoja la florilegio moderna que mejor aprovecha la elasticidad que permite el formato, ya que va variando sin perder nunca de apariencia la esencia que debe caracterizar a todas sus historias.

Es laudable la coherencia que ha acabado la marca a pesar de contar con ya con 19 episodios que van desde el drama íntimo hasta el postapocalipsis pasando por tramas policíacas, sátira política o terror psicológico. En esta relación hacemos un repaso a todos los capítulos ordenándolos del más interesante al más olvidable, bajo el criterio siempre personal de quien escribe este texto, claro. Merece la pena mencionar que los primeros 11 puestos efectivamente corresponden a episodios que califico como buenos, atractivos o interesantes en veterano medida.

Be Right Back (2×01)

Solo hace equivocación un vistazo rápido a mis episodios favoritos para deducir una preferencia en dirección a los más íntimos y emocionales. La esencia que para mí eleva un capítulo conceptual o moralmente interesante (una característica popular a prácticamente todos los episodios de la serie) sobre uno inspirador, emotivo, conmovedor, impactante o sufrido son las historias específicas que elige Brooker para transmitir sus ideas.

Este relato sobre la pérdida, el duelo y sobre la (muy recurrente en la serie) idea de la consciencia y personalidad “portables” (en este caso la reconstrucción de cierto a través de su huella digital) se traduce en una narración emocionalmente claustrofóbica que muestra de forma explícita la futilidad de refugiarse a poco que ya ha desaparecido. Es un relato que combina la soñada inmortalidad a través de la tecnología con los conceptos más esenciales de la vida y lo que la define. Una tesoro que taladra las entrañas.

San Junipero (3×04)

San Junipero

Vuelve aquí la idea de la consciencia digital, pero San Junipero vive en una categoría distinta que el resto de historias de la serie: está afectado por la esperanza y la posibilidad de un desenlace acertado. Asistimos a una historia de apego entre los avatares digitales de dos mujeres que están re evaluando su vida y lo que significa vivirla, y de nuevo encontramos un relato cuyos planteamientos morales y psicológicos nacen de los personajes de forma orgánica y auténtica. El sentido de la vida sin la asesinato, lo venenosa que puede ser la error para una persona y lo necesario de la esperanza son algunos conceptos que maneja este inspirador episodio.

The Entire History of You (1×03)

Black Mirror Ep3b

Se presenta aquí uno de los frecuentes implantes cerebrales digitales que graban y archivan todo lo que hace su portador. En este caso concreto, el foco de la historia se pone en dos personajes cuya inseguridad y celos les lleva a obsesionarse con los memorias del pasado. La memoria humana es imprecisa y volátil, y tiene mucho peso en nuestra personalidad por cómo la gestionamos, por cómo procesamos y permitimos que nos afecte el pasado.

Nada bueno puede salir de una tecnología que te permite escudriñar cada detalle de tu vida o de tu relación con otra persona con el objetivo de permanecer por encima, recrearse en traumas y fracasos y, en definitiva, poblar anclados en el pasado. Otro ejemplo más de que los mayores éxitos de ‘Black Mirror’ están en cómo lleva la consejo a lo particular y lo íntimo.

Nosedive (3×01)

nosedive

Aunque ‘Black Mirror’ juegue a la distopía semifuturista hay episodios cuya idea central se siente muy cercana a la realidad, y este comentario a la civilización del “me gusta” es probablemente el más destacado en ese sentido. Con un filtro pastel digno de Instagram, Nosedive es un descenso a los infiernos de una mujer que pasa de estar atrapada en el vórtice de la falsedad y la vida armario a encontrar la fuga de la forma más inesperada. Es un episodio con muchas emociones en crudo que se apoyan de la comedia negra para resultar en uno de los universos de la serie que más reales se sienten.

Arkangel (4×02)

Black Mirror Temporada 41

Ya desde el angustioso prólogo se transmite al espectador el miedo de una mamá de perder a su hija, temor que se vuelve paranoia y se sobredimensiona conveniente a una culpabilidad infundada pero fuertemente arraigada desde el parto. Temáticamente, Arkangel es uno de los episodios más completos de la florilegio al invadir las consecuencias del control parental y la sobreprotección excesivos en diferentes ámbitos y estadios de la vida de una pupila. La historia enriquece su exposición sobre esas consecuencias éticas, educativas y vitales con el punto de apariencia de los dos personajes, convirtiéndolo en poco muy personal y emotivo a la vez que plantea un discurso íntegro relevante y contemporáneo.

Hated in the nation (3×06)

hated

Las redes sociales e internet en genérico ponen en contacto directo a las personas como nunca antiguamente; personas que se valen del anonimato y/o la despersonalización que permite la red para hacer daño sin pensar en las consecuencias. Bien pues, sorpresa, las palabras pueden hacer mucho daño y esta es la idea de la que parte este episodio tan particular internamente del conjunto: un drama policíaco procedimental de 90 minutos entretenidísimo.

El episodio pone el foco en un ejambre social cuya esencia prueba lo que suelo asegurar sobre Charlie Brooker: no es que sea tecnófobo, es que es MUY triste. El nivel de humanidad social en este episodio es similar al que ya planteaban episodios como The National Anthem, The Waldo Moment o White Bear. Hated in the Nation completa su comentario con una consejo sobre la posibilidad de un Gran Hemano y de las consecuencias de que el gobierno pueda atender a los ciudadanos a placer.

Black Museum (4×06)

Gallery 1513878438 Black Mirror Monkey

El capítulo más meta de la florilegio, uno en el que existen de forma explícita muchas de las tecnologías presentes en varias de sus entregas (y que ha llevado a la conclusión de que todos los episodios ocurren en un mismo universo), es incluso una colección de historias relacionadas en sí mismas. La portabilidad de la consciencia y la accesibilidad a ella es el núcleo tecnológico de varias historias que se antojan de lo más cruel de la serie, sobre todo la triste vida del simio de peluche. Brooker explora de nuevo la equivocación de empatía en los rincones más oscuros de la naturaleza humana y, aunque sea un punto popular en muchas de las entregas, logra transmitir aquí un nivel de desesperación que llega al sadismo.

Hang the DJ (4×04)

Black Mirror Devices The System Hang The Dj

En un intento de recuperar el tono mágico de San Junipero, esta prima lejana de ‘Langosta’ vuelve al circunscripción de cómo usamos la tecnología para relacionarnos, concretamente en el ámbito de las citas. Aunque a simple apariencia no lo parezca, es uno de los capítulos más troll de Brooker, que plantea una historia que aparenta ser un relato ilusionado sobre las relaciones y sobre el papel que juegan la espontaneidad, la química, el compromiso y la dialéctica, para darle un molinete final que replantea el papel de todos esos factores en el romanticismo flamante de las apps.

Fifteen Million Merits (1×02)

fifteen million merits

Es una de las distopías más extremas que nos ha mostrado ‘Black Mirror’. Cada entrega suele poner el foco en principios concretos de un universo, pero este capítulo construye un mundo completo y apasionante (y devastador) en tan solo una hora, sin prisa pero sin pausa. Es una efectividad anclada en las pantallas y los avatares, y cuyo sistema de clases está directamente relacionado con la civilización del reality y la auge de usar y tirar. Un episodio suelto que desborda la audacia y el tremendismo a los que ya nos hemos acostumbrado tras tantos capítulos.

White Christmas (Especial)

Oonachaplin

Este exclusivo de navidad es un popurrí de muchas de las ideas recurrentes de la serie: las consciencias portables, la tortura de esas “personas digitales”, el ataque al “feed visual” de otra persona, la posibilidad de adulterar esa señal pixelando caras concretas, giros argumentales basados en la tecnología.. En tan solo 90 minutos maneja más hábil y elocuentemente ciertas ideas que otros episodios dedicados enteramente a ello, como podrían ser Man Against Fire o USS Callister. Tuvo muchas críticas en su momento, pero es un capítulo que áncora muy acertadamente los conceptos morales en las emociones de sus personajes y nunca me cansaré de defenderlo.

Metalhead (4×05)

metalhead

Aunque la consejo tecnológica aparezca de forma orgánica conveniente a la naturaleza de la distopía que se plantea en este episodio, su núcleo y razón de ser es básicamente el suspense y la emergencia, poco que personalmente me ha resultado un soplo de melodía fresco entre tantos capítulos tan densos en moraleja. Quizá se podría asemejar a otros episodios cargados de actividad como White Bear o Shut up and Dance, pero el molinete final de los dos le daba una pretensión al conjunto que Metalhead no tiene, y gracias. Es puro survival postapocalíptico entretenidísimo sin más pretensiones. Eso sí, la imagencita final manipuladora de la caja sobraba, dear Charlie.

White Bear (2×02) + Shut up and Dance (3×03)

White Bear

Se puede apreciar que hasta este punto todos los episodios mencionados me resultan un éxito por motivos diferentes. Es a partir de este dúo cuando empiezan las verdaderas decepciones.

Hay varios capítulos en los que Brooker da la reverso a la concepción original sobre quién es el héroe y quién el bellaco de la historia, truco que en estos dos ejemplos funcionaría mejor si el alucinación no fuese pura confusión sin mucho más que aportar que un aviso final. Estos golpes de sensación que dejan destrozado a un espectador que debate sobre la esencia y la ética de La Ley del Talión esconden capítulos con un crecimiento malogrado que acaban hastiando frente a la equivocación de poco a lo que refugiarse.

Man against fire (3×05)

Men Against Fire Black Mirror Season 3

Esta consejo sobre la deshumanización en la guerra podría habernos entregado uno de los mejores capítulos de la florilegio y, sin requisa, es un buen ejemplo de esas ocasiones en las que Brooker se queda tan anclado en exponer sus ideas que descuida el crecimiento y la contextualización de las mismas. No aporta mucha perspectiva ni le da la suficiente dimensión humana, quedándose en una narración fría. Una pena, porque maneja conceptos muy interesantes y siempre actuales.

Crocodile (4×03)

crocodile

Nos topamos de nuevo con la existencia de una tecnología que permite aceptar a los memorias humanos, que encima puede ser usada por ley para invadir la privacidad en caso de investigación oficial (o bueno, no tanto, no olvidemos que para más INRI se comercio de una aseguradora). Mis argumentos para esta última parte de la relación se van a repetir mucho, ya que los episodios más flojos de ‘Black Mirror’ suelen tener en popular lo que comentaba sobre Man Against Fire: buenas ideas desaprovechadas por el mal crecimiento de las historias concretas elegidas para transmitirlas. Aquí, la historia tarda mucho en salir (todo el primer acto no es estimulante ni por el universo ni por los personajes ni por el tono) y cuando entra en la chicha, el crecimiento se antoja torpe y escalera de tal forma que se le va de las manos. De esos capítulos que olvidas falta más terminarlos.

The National Anthem (1×01)

Pm And Pig

Durante mucho tiempo (¿lo sigue siendo? #preguntaseria) fue el capítulo estandarte para charlar de lo extrema que puede alcanzar a ser ‘Black Mirror’. Nunca lo he compartido. Es un episodio con buen uso de la tensión y un discurso extraordinario sobre la democracia (y muy poco amable con la sociedad), pero incluso es facilón y no cita más que provocación por provocación. Quizá el hype que se creó cerca de del capítulo haya radicalizado tenuemente mi impresión sobre él, pero no tiene profundidad ni es tan transgresor como se pinta.

USS Callister (4×01)

Black Mirror U S S Callister Conflates Star Trek Fandom

A muchos espectadores de la serie les ha encantado la primera entrega de la nuevo cuarta temporada, pero yo no pude con él. Le veo virtudes, como la idea del fandom descontrolado o cómo deconstruye el clase de la space opera, pero en genérico se me antoja un cúmulo de ideas ya desarrolladas (y mejor) en otros capítulos, que no aporta falta nuevo y se alimenta de unos estereotipos problemáticos. El compañero Fernando escribió sus motivos para rechazarlo con mucho ahínco.

Playtest (3×02)

Blackmirror Ep6 Playtest 00455r Edit

¿En qué inicio cerca de que cierto se preste a entrar en un mundo imaginario que hará uso de los miedos más recónditos de esa persona para crear una experiencia extrema terrorífica? Mira que con ‘Black Mirror’ hay que suceder por el aro con frecuencia (no es difícil, la suspensión de incredulidad es esencial en la ciencia ficción) pero esta me supera. Quizá el crecimiento de puro terror de este episodio atraiga a algunos espectadores, pero personalmente se me antoja poco interesante, cansado y con personajes falta atrayentes.

The Waldo Moment (2×03)

Waldo Bird

Considerando el clima político contemporáneo, el planteamiento de que un irreverente oso animado pudese ser estimado para un cargo sabido podría resultar en una sátira interesante. Sin requisa el potencial de la premisa se desperdicia en un crecimiento facilón, condescendiente y ya trillado. El gran laudo de Brooker aquí es la universalización y la simpleza, que combinan con un crecimiento cansado resultando en el, a mi parecer, el único capítulo de verdad insustancial de ‘Black Mirror’.

Y digo que The Waldo Moment es el único episodio de la florilegio que catalogaría de malo porque, aunque algunos fallen en la forma de desarrollar las ideas o en el tono, o resulten demasiado desquiciados, condescendientes, alarmistas, tremendistas y los muchos adjetivos que le cuelgan a ‘Black Mirror’, siempre defenderé su capacidad para proponer asuntos que llevan a debate, aunque sea interno, y a hacer un estudio crítico del discurso íntegro de los episodios.

Y, oye, cualquier serie que invite al espectador a hacer un estudio crítico de la sociedad es bienvenidísima.

En Xataka | La cuarta temporada de ‘Black Mirror’ vuelve a ofrecer tecnologías y géneros para todos los gustos
En Espinof han hecho su propia lista de episodios ordenados de peor a mejor.


Source link

deja tu opinion

Seguinos

Tecnoblog en las redes sociales