Ayer hizo la misma temperatura en El Cairo y en la Antártida (y eso es terrible)

Antártida ayer. AP

Lo natural, o al menos hasta ahora, era que cuando uno pensaba en la Antártida fuera para imaginarse un tiempo congelado marcando registros históricos de temperaturas bajo cero. Lo anormal y peligroso es que la Antártida ayer registrara las mismas temperaturas que El Cairo.

Para ponernos en perspectiva, en los últimos primaveras se han tocado las temperatura más calientes desde el año 1974 en la Antártida. Los científicos de la Organización Meteorológica Mundial (WMO) anunciaron un nuevo récord de falta menos que 17.5 °C para el continente. Pensemos que el mencionado récord era de 15 °C el 5 de enero de 1974.

El hallazgo forma parte de un impulso de la WMO por incrementar nuestra capacidad de pronosticar patrones climáticos en los polos y comprender mejor la variabilidad natural del clima y el cambio climático inducido por el hombre. Según comunicó ayer el práctico polar de la ordenamiento, Michael Sparrow:

El Antártico y el Ártico están mal cubiertos en términos de observaciones meteorológicas y pronósticos, y entreambos juegan un papel muy importante en la conducción del clima y los patrones oceánicos y en el aumento del nivel del mar.

No se comercio de un récord invariable. La temperatura más quebranto registrada en la Antártida (y en el planeta) fueron los -89,2° C bajo cero que registró la etapa de Vostok dirigida por los soviéticos en 1983. En cuanto a las medias, lo natural es que las temperaturas varíen entre los 14 grados en la costa frente a los -76 que pueden registrarse en los tramos más altos del interior.

Todo esto no deja de ser información preocupante. Las temperaturas extremas son distintas de los patrones climáticos, pero su comprensión a dilatado plazo ayuda a contextualizar nuestro clima. La península Antártica, la zona donde se ha registrado la temperatura de récord, es una de las regiones de calentamiento más rápidas del planeta con más de 5 grados de promedio en los últimos 50 primaveras.

En ese mismo período de tiempo el 87% de los glaciares en la costa oeste de la península se retiraron, y en los últimos 12 primaveras ese retroceso se ha acelerado rápidamente. Una cosa parece clara para los investigadores: los resultados en la Antártida parecen ser una señal de advertencia clara para las regiones de otras partes del mundo. [Motherboard]


Source link

deja tu opinion

Seguinos

Tecnoblog en las redes sociales