Australia da luz verde a la mayor planta termosolar del mundo

El gobierno australiano acaba de aprobar la construcción de la viejo planta termosolar del mundo: un monstruo con una potencia 150 megavatios que será construido en Port Augusta, en Australia Meridional.

Es cierto que, durante los últimos primaveras, la envite por las energías renovables está siendo muy potente en Australia. Pero la planta de Port Augusta dista mucho de ser un capricho político: la inversión de 510 millones de dólares está muy por debajo del costo estimado que tendría una nueva central de carbón con una capacidad similar.

La otra energía solar

“La importancia de la reproducción termosolar reside en su capacidad de proporcionar energía virtualmente a demanda mediante el uso de almacenamiento de energía térmica”, explicaba Wasim Saman, de la Universidad de Australia del Sur.

Esto es importante. Las plantas fotovoltaicas convierten la luz solar directamente en energía. El problema es que la energía eléctrica, como el pescado, se conserva mal. Aquí en Xataka seguimos de cerca los avances en baterías, pero la verdad es que nuestra capacidad de juntar energía con las redes eléctricas actuales es muy limitada.

Ahí es donde las plantas solares térmicas pueden marcar la diferencia. Estas plantas usan espejos para concentrar la luz en un sistema de calefacción. Gracias al calor almacenado en el sistema de sal fundida, se calienta agua para gestar energía gracias a turbinas de vapor.

Según las previsiones, Port Augusta podrá seguir generando energía ocho horas posteriormente de que el sol haya caído. Se examen, a medio plazo, conseguir completar el ciclo diario de tal forma que la producción energética no se vea alterada por la duración de los días.

¿Es energía todo lo que reluce?

Large

Port Augusta no es una innovación en sentido puro. Ya hay una planta con una tecnología muy similar funcionando en Nevada con una capacidad de 110 megavatios. Y los resultados han sido muy buenos: “Esta es una forma sustancial más económica de juntar energía que el uso de baterías”, dicen los expertos.

Es rigurosamente cierto que presentan mejoras con respecto a las baterías u otros sistemas de almacenamiento eléctrico. Pero no tienen todo de su flanco: solo pueden juntar calor. Sus sistemas de almacenamiento no se pueden usar para juntar, por ejemplo, el sobrante eólico.

¿Tiene sentido hacer grandes inversiones en sistemas de acumulación de energía que no podemos emplear del todo adecuadamente? Más aún cuando las energías renovables ya representan más del 40% de electricidad en el sur de Australia.

Nos encontramos delante una carrera histórica en la que las tecnologías renovables compiten para conseguir apropiarse la viejo cantidad posible de inversiones. Esas inversiones serán fundamentales en el expansión de la tecnología del futuro. Pero una cosa está clara: las energías renovables están imparables.

Imágenes | Solar Reserve


Source link

deja tu opinion

Seguinos

Tecnoblog en las redes sociales