Aunque no lo crean, este increíble mural ubicado en una chimenea de 90 metros de altura fue creado por un robot

Estamos por llega a un punto donde tendremos robots para todo. Recientemente conocíamos un robot costurero que será el encargado de producir camisetas para Adidas, pero asimismo ya los hemos conocido preparando hamburguesas, cafés, ‘atendiendo’ supermercados, en restaurantes o como parte de las cadenas de producción.

Ahora es turno de que se integren a disciplinas artísticas, ya que han sido capaces de crear un impresionante mural en una chimenea industrial de 90 metros de pico. Todo esto ha sido gracias a SprayPrinter, un interesante invento de Mihkel Joala, el cual nació como una impresora robótica para obras de arte, y que ahora está dando el brinco a murales de difícil comunicación para seres humanos.

SprayPrinter

Este dispositivo salió a la luz a inicios de 2016, y entre sus bondades permitía realizar obras de arte de forma remota en paredes, donde una de sus ventajas es que se podía controlar por medio de una aplicación móvil, lo que permitía que casi cualquier persona pudiera crear graffitis aun teniendo nulos conocimientos en la materia.

Este 2017 SprayPrinter ha evolucionado llevando un paso más allá sus posibilidades, ya que ahora es capaz de crear obras de decano tamaño en zonas de difícil comunicación, todo de forma cibernética gracias a que sólo se necesita programar su trabajo. A grandes rasgos este dispositivo se compone de cinco cabezales de SprayPrinter unidos, cada uno con una conserva de vaporizador, los cuales ha sido instaladas en un autómata que es capaz de moverse en paredes de forma enhiesto y horizontal.

A diferencia de la primera traducción de SprayPrinter, este autómata no necesita una cámara para indicar su posición y memorizar su futuro movimiento. En este caso se hace uso de un cable que está conectado a un ordenador, el cual ayuda a rastrear y determinar su ubicación en todo momento.

En esta primera demostración pública, la nueva traducción de SprayPrinter fue capaz de crear un mural en una de las caras de una chimenea industrial de 90 metros de pico. Se desconoce el tiempo total que les llevó terminar este mural, pero al menos en el vídeo vemos como cae la indeterminación, por lo que suponemos que no es especialmente rápido.

Mihkel Joala cree que este dispositivo puede ayudar en proyectos comerciales y artísticos conveniente a su facilidad de uso, ya que sería capaz de hermosear zonas inaccesibles de una forma sencilla y sin poner en peligro a las personas. Por ello, Joala menciona que para finales de año tiene planes de propalar un primer porción de entre 50 y 100 de estas ‘impresoras de hormaza’ y a mediados de 2018 una traducción 2.0 con mejor diseño, más ligera y hacedero de usar.

Más información | SprayPrinter


Source link

deja tu opinion

Seguinos

Tecnoblog en las redes sociales