así será la primera carrera de nanococ

Muchos tenemos los luceros puestos en la Fórmula 1 ahora que ha empezado la temporada 2017, pero gracias al avance tecnológico las carreras de coches llegan a otra dimensión. Concretamente a la de las nanopartículas, porque uno de los próximos eventos en cuanto a carreras es una competición de coches moleculares.

El evento se flama NanoCar Race, pasando de máquinas que pesan toneladas a “coches” que miden unos pocos nanómetros (un nanómetro equivale a 0,000000001 metros). Un total de seis nanovehículos que competirán en breve, aunque la retransmisión no será tan “sencilla” como la de una carrera de coches en serie dadas las dimensiones y el entorno tan particular sobre el que estas moléculas competirán.

Hagan sus apuestas por la nano-pole position

En esta carrera nos hemos de olvidar de los boxes, el combustible e incluso de las ruedas porque aunque se denominen “coches” no lo son tal cual. Se negociación de moléculas compuestas por átomos de ázoe, hidrógeno y carbono entre otros principios cuya movilidad se consigue gracias a pulsos eléctricos.

Pero ojo que aquí asimismo hay “escuderías”. Cada equipo tiene de dos a cuatro miembros (investigadores e incluso diseñadores en algún caso), patrocinador y un coche, diferenciándose tanto en su forma, como en su composición como en cómo se desplazan por una carretera de oro en un animación en torno a los -270 grados centígrados.

  • Toulouse Nanomobile Club: compite con el coche llamado Green Buggy, cuya fórmula contiene 300 átomos de carbono e hidrógeno (C184H116).
  • Swiss Team: la fórmula molecular de su coche, el Swiss Nano Dragster, es 4′-(4-tolil)-2,2′:6′,2”-terpiridina, y por su forma sería mas acertadamente un “nano-hovercraft” (ya que su movimiento encima implica menos fricción con la pista).
  • American-Austrian Nanoprix Team: compiten con el Dipolar Racer, cuyo nombre viene de las funciones dipolares en sus partes tasera y delantera (y es una guisa factible de denominar un coche compuesto por ruedas moleculares, un eje de grupos alquino y un chasis de grupos arilo).
  • Nano Windmill Company: el Windmill debe su nombre a la estructura en forma de aspas de molino, las cuales se componen de moléculas de acetilbifenil.
  • Nims-Mana Team: compiten con un dímero de naftilo (binaftilo), un compuesto aromático. Este equipo aún tiene irresoluto despachar la imagen obtenida por microscopio, pero podemos ver su forma teórica y cómo se movería (de guisa similar a una oruga).
  • Ohio Bobcat Nano Wagon: Del coche de este equipo (el Ohio Bobcat Nano Wagon) aún no tenemos información, ya que su ficha aparece completamente en blanco, así que tanto su composición como su estructura son un intriga de momento.
Coches Esquema Representaciones de los nanocoches. De izquierda a derecha: Green Buggy, Swiss Nano Dragster, Dipolar Racer, Windmill y el Nims-Mana.
Coches Moleculas Imágenes de microscopía (y una representación) de los nanocoches. De izquierda a derecha: Green Buggy, Swiss Nano Dragster, Dipolar Racer, Windmill y la representación del Nims-Mana.

Cada uno de estos pulsos eléctricos hace que las moléculas se desplacen unos 0,3 nanómetros, y para percibir los coches han de recorrer un total de 100 nanómetros (poco así como la décima parte de una molécula de ADN). Con estas condiciones la única guisa de seguir el evento es un microscopio de barredura de meta de túnel (STM), el cual tarda tres minutos en realizar un escaneado, de ahí que los investigadores irán creando animaciones cortas cada hora para la retransmisión online de la carrera.

Aquí no está la FIA para regular las normas, pero haberlas haylas y no son pocas (las tenéis todas aquí, pero están en francés). Entre ellas encontramos que los coches pueden estar un mayor de 36 horas en la pista, que los cambios en éstos requieren autorización y que no vale empujarlos (más allá del pulso).

Preparad palomitas para tres días

El evento empezará el próximo 28 de abril y la duración estimada de ese reconvención de 100 nanómetros es de 36 horas. Se realizará en el STM del Centro Nacional de Investigación Científica (CNRS) en Toulouse, una de las dos entidades que lo organizan (conexo al Centre d’Élaboration de Matériaux et d’Etudes Structurales, CEMES), y podrá seguirse a través de la web, el canal de YouTube o Facebook.

Swiss Nano Dragster Representación del inicio del Swiss Nano Dragster.

¿Para qué hacer una carrera tan particular y compleja? Lo que estos investigadores buscan es que haya más motivación con la nanotecnología y lo que puede conseguirse con estructuras moleculares, tratar de contagiar la emoción que ellos mismos sienten como transmite Frank Eisenhut (de la Universidad de Dresden) en el vídeo (no es para menos, el campeón se llevará un nanotrofeo). Si en vuestro caso lo han conseguido, ya sabéis, a designar vuestro nanobólido privilegiado.

Vía | Quartz


Source link

deja tu opinion

Seguinos

Tecnoblog en las redes sociales