así han cambiado las bicis en los últimos 100 años

¿Estáis disfrutando el Tour de Francia? El que aquí escribe, lo vive asaz. En sinceridad como todas las carreras del año, que intento seguir según mis ocupaciones laborales y personales me dejan hacerlo, pero sino fuera por eso me tragaría el metraje completo de este deporte mágico, que casi siempre lleva siesta incluida. Es uno de los acontecimientos deportivos que más me llena a lo prolongado del año, a sabiendas de que es una competición polémica, bastante.

A pesar de que me meta en el papel y cada año comprenda más cosas sobre el ciclismo, tengo claro que no soy un perito en la materia – me cuesta un mundo arreglar pinchazos -, así que creo que me ha venido correctamente hacer un entrenamiento como este: vamos a hacer un repaso por la cambio de las bicicletas y tecnologías de competición en la ronda indumentaria. Espero que a vosotros incluso os sirva, o al menos os entretenga.

Tour

Han cambiado las bicis, pero incluso las vestimentas y accesorios, intentaremos congregar las innovaciones más importantes

Aprovecharé la ocasión para presentar hitos y personajes, incluso algunos componentes importantes y necesarios para entender la cambio de este deporte. Trataré de anexar este repaso con algunas bicicletas ilustres, protagonistas de épocas muy diferentes en el deporte del pedal. Me parece más divertido así, pero estoy campechano a que me digáis si me dejé alguna alhaja olvidada, ya que me gustaría completar este artículo como se merece.

Si el Tour es menos interesante para vosotros, pero queréis profundizar en la historia de la bici, incluso os puedo ofrecer este otro artículo, que se solapa en algún punto, pero nos permite conocer desde una perspectiva decano a un transporte que nos acompaña desde hace más de doscientos primaveras. Para todos los demás, empecemos por el principio:

1885 – Safety Bicycle, la saco

Rover

Nos tenemos que remontar a 1885 para conocer la estructura básica de lo que es una bici hoy en día, era conocida como ‘safety bicycle’ y su nombre decía mucho sobre ella. O sobre lo que dejaba a espaldas, que eran esas bicis de rueda ingreso conocidas como biciclos o ‘Penny Farthing’, muy peligrosas de transigir y con las que verdaderamente se empezó a competir.

Esta bici llegó mucho antiguamente de que el Tour fuera una sinceridad, pero había que darle su valía ya que todos los modelos que competían en la ronda apostaban por esta configuración

John Kemp Starley fue su creador y probablemente el tipo que más ha hecho por la innovación en el mundo de la bici. Tenemos que apuntarle varios tantos: ruedas de similar tamaño, cuadro con una configuración similar a la existente hoy en día, y la incorporación de la esclavitud para mandar la fuerza de los pedales a la rueda trasera.

Con la safety bicycle se había creado una bici más segura y competente en el funcionamiento, que permitía al ciclista poner los pies en el suelo mientras estaba sobre ella, por lo que pausar la marcha y continuar no se convertía en poco demasiado complicado.

1891 – El rueda de Dunlop

Dunlop Tyre 700x850

Pasó muy poco tiempo hasta que estas bicicletas recibieron un contacto en condiciones con el suelo, fue en 1887 cuando John Dunlop inventó los neumáticos. Es cotilla pero las creó para mejorar los paseos en bici de su hijo, que terminaba con dolor de individuo por la mala anexión de las ruedas sólidas de madera.

Todo comenzó con una posibilidad muy primitiva como colocar una lado de cola, pero claramente mejoraba la comodidad y prestaciones del transporte de dos ruedas. A partir de ahí todo fue progresar, creando para ello la compañía Dunlop, que estoy seguro de que os sonará a muchos de vosotros.

En el mundo de la competición es un avance que se asimiló rápidamente. Muy poco tiempo posteriormente, en 1981, Édouard Michelin desarrolló un rueda que podía sujetarse a la llanta por medio de abrazaderas, pudiendo separarse para reparar pinchazos.

1898 – Piñón fijo no, mejor ‘Freewheel’

Freewheel

Esto hoy en día es una cosa que queda para las bicis fixed o la competición en pista, ya que la mayoría de bicis ‘normales’ cuentan con un mecanismo en la rueda trasera que permite a un eje rotar independientemente en un sentido y ser engranado en el sentido contrario. Vamos, que lo que nos dejaba es rotar la rueda sin tener que pedalear, una posición de reposo encima de la bici.

Nos equivocamos si pensamos que esto es nuevo, ha habido sistemas que permitían esto desde finales del siglo XIX – se le atribuye a Ernst Sachs en 1898 -, pero es preciso comentar que estuvo verdaderamente correctamente diseñado con la presentación del sistema ‘freehub’ de Shimano, allá por el año 1978.

1903 – El primer Tour

Primer

El que veis en imágenes es el francés Maurice Garin, campeón de la primera estampado de la carrera. Lo hizo sobre una bici de la marca ‘La Francaise’, confeccionada en puñal, con 18 kilos de peso y llantas de madera. No se puso el maillot amarillo ya que hasta 1919 no fue ese el distintivo del que iba ganando la ronda.

En esa primera estampado participaron sesenta ciclistas y sólo llegaron veintiuno al final. Otra curiosidad es que ellos mismos tenían que reparar las bicis, estaba prohibida la ayuda de los equipos, siquiera podía echar una mano el conocido.

1927 – Cierre rápido para ejes

Campagnolo

Sustituir la rueda era una auténtica pesadez si se pinchaba o había que cambiar relaciones, menos mal que en 1927 Tulio Campagnolo apareció con poco que dura hasta nuestros días, que es el pasante con obturación o tolerancia rápido. Es un hábitat independiente de la rueda, que la atraviesa para acomodarla y asegurarla al cuadro.

Utilizado en ambas ruedas se ganaba mucho tiempo en las operaciones al contar con un sistema de apriete que no utiliza tuercas, y es poco completamente común en nuestros días, en competición. Seguimos viendo tuercas ya que en nuestras calles no interesa que las ruedas se puedan quitar con tanta facilidad.

1937 – Desviadores para cambiar de marcha

Gino Bartali Tour De France 1948 Winner Legnano Bike Campagnolo Cambia Corsa Groupset En la imagen podéis ver a Gino Bartali en 1948, con la bici Legnano. Estaba accionando el Cambio Corsa de Campagnolo

Con ‘desviadores’ hablamos de los mecanismos que hacen cambiar la esclavitud de una corona a otra

Como adelantábamos en el punto precursor, en los primeros primaveras de competición los cambios se realizaban dándole la reverso a la rueda, en cada banda había una relación diferente, así que imaginaos el tiempo que se tardaba en efectuar la operación, encima del cambio de ritmo que suponía para el ciclista.

Los desviadores comenzaron a existir a finales del 1800 – principios del siglo próximo -, pero hasta 1937 no los vimos introducidos en el Tour de Francia, ya que no se permitían. Obviamente la velocidad media de la carrera se incrementó asaz ese año 1937 con la posibilidad de cambiar relaciones.

Cambios De La Epoca Algunos cambios de la época, de izquierda a derecha: el Cambio Corsa de Campagnolo, Paris-Roubaix de la firma italiana, el desviador de Simplex, y el Simplex Competition

Existe una idea equivocada, Tulio Campagnolo no fue el que estrenó un sistema de cambio en la competición, verdaderamente fue Simplex el que lo hizo en ese año basándose en un desviador por cable. Pero la sinceridad es que la empresa italiana lo popularizó en 1949 con su sistema Gran Sport.

Antes que eso y al tiempo que Simplex, Campagnolo ya había estado jugando con unas ideas menos refinadas que Gran Sport en los modelos Corsa y Roubaix, que funcionaban con palancas sostenidas en la vaina superior trasera. Había más marcas y modelos, y sobre todo, patentes de por medio que se podían comprar para exprimir los avances de la competencia.

Esto de los desviadores eran tan importante en sus primeros primaveras que las marcas se peleaban por contar con los mejores ciclistas: Fausto Coppi pasó de Campagnolo a Simplex, para primaveras más tarde retornar. Las dos empresas volvieron a competir por Jaques Anquetil o Bobet entre 1957 y 1964.

La peso poco a poco fue cayendo del banda de Campagnolo que empezó a servir grupos completos, desviadores delante y detrás, y un sistema ‘Nuovo Record’ introducido en 1968 con el que prácticamente estuvo reinando durante 16 primaveras. El futuro fue claramente revolucionado por los japoneses de Shimano, pasando a competir de tu a tu con Campagnolo, incluso ganándole la partida en los primeros quince primaveras del nuevo siglo.

1937- ¿Llantas? Mejor de aluminio

Duralumin Mavic

Este mismo año llegó un avance muy importante a las ruedas, ya que se cambió la madera por el aluminio en las llantas, probando que ese material y su reducción de peso y durabilidad habían llegado para quedarse. Fue Mavic con sus ‘Duralumin’ de 750 gramos las que consiguieron rajar el camino en 1934, pero al Tour llegaron poco posteriormente.

Como curiosidad importante en esa estampado, tenemos que comentar que para que no llamaran la atención y no entraran en conflicto con la estructura, se llegaron a pintar de color madera.

El Tour se ha celebrado anualmente desde 1903, solo interrumpido desde 1915 a 1918 a causa de la Primera Guerra Mundial; desde 1940 hasta 1946 por a la Segunda Guerra Mundial

1949 – La Bianchi de Fausto Coppi

Coppi

Más bonita para mi sensibilidad y bestia del gran Fausto Coppi, incluso me gustaría enseñaros a la Bianchi ganadora del Tour de 1949. La bici italiana es fácilmente reconocible por su color, que sigue siendo utilizado a día de hoy.

Otra Bianchi mítica es la de Felice Gimondi, ganadora del Tour en 1965. Mismo color verde claro, pero con un cuadro mucho más fútil tipo FG, que se convirtió en un objeto de deseo para los seguidores del ciclismo en la época, y estoy seguro que hoy en incluso hoy en día.

Los reinados de Anquetil y Merckx

18t9q60dxlrv9jpg
Anquetil Merxc
Mercx

El ciclismo normalmente tiene épocas en la que un corredor es más esforzado que el resto, y eso se tiene que probar en el Tour de Francia, que es la prueba principal. Los primaveras sesenta y setenta tuvieron a dos dictadores: Jacques Anquetil y Eddy Merckx, diez rondas perifollos suman entre los dos.

Anquetil tuvo sus mayores éxitos sobre bicis Helyett Speciale y Gitane. El fabuloso ciclista belga corrió con muchas marcas diferentes, aunque aparecía su nombre en el cuadro estaban construidas por Superia, Peugeot, Masi, Marcel Van der Este, Pella, Colnago, Kessels o DeRosa.

La bici con la que Anquetil ganó el Tour pesaba 10,2 kilos, no parecen muchos. Poco menos eran los 9,6 kilos de una Colnago de Eddy Merckx en 1968. En esos pesos estuvo oscilando la cosa hasta que llegó la fibra de carbono y nos situamos en la barrera de los 6,8 kilos de las bicis de Armstrong o Froome, que es donde la UCI decidió que no se podía apearse.

1970 – el casco, aunque no en competición

Bell Indurain

Me brinco un poco el hilo de los desarrollos importantes en la competición para darle su valía a poco tan importante como es el casco, que podemos asegurar que llegó al mundo del ciclismo en la período de los setenta. Durante mucho tiempo no ha sido correctamente recibido por los deportistas, por la pesadez y el calor de llevarlo tantas horas, pero al final se hizo obligatorio, por el correctamente de la seguridad.

Más que cascos podríamos asegurar que estuvimos muchos primaveras viendo chichoneras, pero hay dos empresas que se tomaron muy en serio mejorar el diseño de los cascos: MSR y Bell. Jugando con el poliestireno utilizado en los de las motos, se buscaban diseños con ventilación.

El maniquí más popular, o creo que fue un punto de inflexión, es el Bell Biker (1975), con escueto ventilación, pero era el principio de muchas evoluciones que nos llevan hasta los noventa. La tecnología permitió crear moldes que desplegaban escudos muy delgados y resistentes, que permitían diseños muy aerodinámicos, ligeros y con agujeros para refrescar la individuo.

1971 – Los pedales automáticos

Cinelli

Stephen Roche fue el postrero corredor que ganó un Tour de Francia con rastrales, en 1987

La comisión de tener el pie sujeto al pedal es la de conseguir la pura eficiencia del esfuerzo, exprimir el movimiento circular completo es mandar mucha más fuerza en un pedaleo continuo. Hacerlo con un sistema de rastrales era la primera posibilidad, pero conseguirlo con un sistema más honesto y cómodo no llegó hasta 1971, cuando Cino Cinelli presentó sus M71.

En la próximo período se mejoró mucho el sistema de fondeadero de la babucha – copiando ideas de las botas de esquí -, fue principalmente la francesa Look la que lo consiguió en 1984. Solo tardó un año más en demostrarle al mundo que esto era lo ideal para ser más competitivo: ganó el Tour con Bernard Hinault.

1975 – Peugeot PX-10

A67e526b71b56c2f98b120ce11c5e62c

Siguiendo con otras marcas y bicis míticas, no nos podemos olvidar de la francesa Peugeot y su maniquí PX-10, con ella Bernard Thevenet, ganó el Tour en 1975 y 1977. Existente desde mediados de los sesenta, cuando se hizo verdaderamente popular fue con esas victorias, y Peugeot como marca supo rentabilizarlas muy correctamente en sus ventas como fabricante.

1977- Nos vestimos de licra

1977

La ropa incluso es muy importante en el mundo de la competición, en el ciclismo podríamos asegurar que más, ya que hay que moverse en circunstancias meteorológicas extremas y se necesita una singular comodidad a costado de la bici.

La presentación de la licra (elastano, spandex) es un paso que incluso podemos considerar como importante, dejando a espaldas tejidos pesados, calurosos, que no transpiran. La primera marca que empezó a probar con esto es la italiana Castelli, jugando incluso con colorido inesperado en este tipo de deporte.

1980 – TI-Raleigh Pro Team bike

Zoetemelk

La firma inglesa de bicicletas puso toda la carne en el espetón para que un equipo holandés ganara el Tour de Francia con sus bicicletas, bajo el liderazgo de Peter Post. Se fundó en 1972 y se llamó Ti-Raleigh. Hacía error una bici de mucho nivel.

Ganadores de multitud de clásicas, mundiales y etapas importantes, podemos asegurar que el equipo holandés fue muy efectivo, pero hasta 1980 no consiguió el gran premio a manos de Joop Zoetemelk. Raleigh es la única marca británica que ha hato la reverso francesa.

La preciosa bici que veis en imagen, con Zoetemelk sobre ella, fue creada en el Raleigh SBDU (Special Bike Development Unit) bajo la dirección de Gerald O’Donovan. Se empleaban tubos de puñal Reynolds 531, las ruedas estaban construidas artesanalmente en la depósito y equipaba Campagnolo Record.

1983 – El ordenador en la bici

Avocet

El primero que se puso en circulación lo hizo Avocet y se llamó Cyclometer 20. Aunque fue presentado en 1983 no se comercializó hasta 1985. Permitía casi todo lo importante que le podemos demandar hoy a un cerebro para la bici, como calcular la velocidad instantánea, la distancia recorrida y el tiempo transcurrido. Sus menos de 30 gramos acompañaron a Greg Lemond en sus carreras.

1983 – Las Gitane de Hinault y Fignon

Hinault Fignon

Nos podemos molestar de enseñar bicicletas de la época, perdonadme todos aquellos que son amantes de los ochenta: podéis dejaros vuestras propuestas en los comentarios, por gracia. Pero tengo que seguir eligiendo, y creo que a pocos les faltará la francesa Gitane entre las bicis destacadas (pertenecía a Peugeot).

Ganó con Hinault la friolera de cuatro rondas y con Lauren Fignon los Tour de 1983 y 1984. Todas tenían un cuadro de puñal y color azur muy reconocible. Empezábamos una época en la que los medios de comunicación enseñaban las bicis por todo el mundo, así que era propiciar que un japonés o un estadounidense quisieran unas Gitane como las del ciclista con antiparras o las de ‘Le Patron’.

1986 – Look KG86 Tour de France

Watson 00001575 4781 No es Lemond, es Steve Bauer, pero nos sirve para conocer cómo era esa bici con tubos de carbono

La fibra de carbono llega a las bicis de competición de forma seria, ya que en los 70 ya se había estado jugando con la posibilidad sin mucho éxito. La francesa Look, en asociación con TVT, fue la primera en producir un cuadro con tubos de carbono y kevlar. Como podéis comprobar en las imágenes, las uniones son diferentes, ya que se empleaba el aluminio en ellas.

El cuadro Look KG86 no solo fue el primero en producción con estas características, incluso se hizo muy célebre por vencer el Tour de Francia con el gringo Greg LeMond.

1989 – El manillar TT en la contrarreloj

Greg Lemond Bottecchia 1989 Tour De France

Terminando la período empezaron a datar muchas innovaciones que tienen que ver con posición del ciclista y su aerodinámica. Crear bicicletas preparadas para las carreras contrarreloj era muy importante ya que marcaban diferencias para vencer grandes vueltas.

Uno de los nociones más llamativos era sin duda el manillar TT (time trial) que permitía estirar los brazos y el cuerpo para responsabilizarse una posición más aerodinámica. LeMond le ganó a Fignon el Tour de 1989 con sus piernas, pero todo el mundo reconoció que este tipo de nociones ayudaron a recuperar los 50 segundos de diferencia con los que llegaron a la contrarreloj final.

Interesante comentar que Lemond ganó la carrera usando componentes Mavic, en una competición dominada por Campagnolo. En la imagen podéis conocer la fantástica bici de crono que Bottechia creó para Lemond.

1989 – Llegan los medidores de potencia

Csm Untitled 2 Eb68291314

Suena a deporte muy original, que ofrece herramientas para que los entrenamientos sean efectivos, para conseguir un mejor rendimiento en competición. Conceptos como potencia normalizada o vatios son muy normales hoy en día, pero tuvieron su origen a finales de los ochenta.

El primero conocido se lo tenemos que atribuir a Ulrich Schoberer y se llamaba SRM (Schoberer Rad Messtechnik). Esencialmente es un ingenio que mide la potencia generada en cada momento, con ellos se pueden conocer los límites aperos de cada ciclista.

Lo estrenó la selección alemana, lo popularizó Greg Lemond, incluso Bjarne Riis lo utilizó para vencer una clásica como la Amstel Gold Race (entrenando meses antiguamente el repaso). El dominio flagrante del Team Sky tiene mucho que ver con el estudio de los límites de los deportistas y estos aparatos.

1990 – Cambiando con el freno: Shimano STI

18664 Dura Ace 7400

Hasta 1990 los cambios de las bicicletas estaban en el cuadro, había que soltar las manos del manillar para activar las palancas de plato o coronas de piñones. Los japoneses de Shimano decidieron transigir la idea del cambio de bicis de montaña – activación por pulsación – hasta el manillar de una bici de carretera.

¿Cómo? Pues colocándolo en el mismo sitio donde está el freno, con dos chico en la mismísima palanca. El resto de competidores, Campagnolo y más tarde SRAM, se sumarían a una idea que se convertiría en el estereotipado fuera y interiormente de la competición.

1991 – Las Pinarello de Indurain

Image
Pinarello

El puñal era el denominador global en las bicicletas durante décadas, nos tendremos que marchar hasta los 80 y 90 para conocer las ventajas del aluminio y la fibra de carbono: Miguel Indurain fue el postrero en vencer un Tour – 1994 – con una bici de puñal (Oria/Pinarello).

En 1995 el navarro ya ganó la prueba con una Pinarello de aluminio, montada en Campagnolo Record. El año próximo la historia se repitió con Bjarne Riis, en 1997 con Ullrich, y dos más tarde, con la Bianchi de Marco Pantani. Pero poco más, el aluminio en ingreso competición dejó rápidamente paso a la fibra de carbono.

1999 – Fibra de carbono para un tramposo

Sirotti

Aunque oficialmente está descalificado, no podemos obviar el avance que hizo Trek con las bicis de Lance Armstrong, de 1999 a 2005. Sus bicicletas eran completamente de carbono, fueran las primeras en “ganar” un Tour con este material.

Las bicis del equipo US Portal, desde 1998, estaban creadas con cuadros de carbono OCLV (Optimum Compaction Low Void). Era la grupo 5000 de Trek que más tarde fue relevada por la Madone. Se convirtieron en una enajenación en ventas en Estados Unidos, ya que bici y corredor eran del país. También fue un reconocimiento para Shimano, que se alzaba con el primer puesto por primera vez.

2009 – El cambio electrónico DI2

Shimano Dura Ace Di2 7970 Tri Tt Groupset

Los cambios en las bicicletas, durante muchos primaveras, implicaban tener mecanismos y cables que se accionaban desde pulsadores con un repaso físico en los que uno verdaderamente tenía que percatar que el cambio se estaba produciendo. Empresas como SunTour o Mavic ya jugaron con la idea de sustituir todo esto por una posibilidad electrónica, que cambiaba a llamada de brote.

Pero no fue hasta 2009 cuando verdaderamente se encontró con una posibilidad madura, se trataba del asociación Shimano Di2. La tecnología probó ser tan competente que todos los equipos fueron saltando a ella, con la firme respuesta de los competidores, tanto Campagnolo como SRAM tienen alternativas.

2012 – Sky y las Pinarello Dogma

Pinarellodogma

La firma italiana es la más laureada en el Tour,
la que más etapas ha hato y la que más grandes vueltas ha conseguido

El Tour de Francia de 2012 fue hato por Bradley Wiggins sobre una Pinarello Dogma, la marca que más etapas y Tours ha cosechado en la historia de la ronda indumentaria. El asociación que siempre ha acompañado a estas bicicletas de carbono es el citado anteriormente Shimano Di2, electrónico.

En 2013 Froome le da el licenciatura a Wiggins con los mismos ingredientes en bici y componentes, con los que repetiría en las victorias absolutas de 2015 y 2016. Este año se postula como el principal protegido.

Esto se hace imperecedero y no las puedo meter todas, pero siento que me dejo a espaldas montones de bicis interesantes como la Cannondale CAAD3 de Cippollini (1997), las Giant-TCR que usaba la ONCE (1999), las Cervélo Soloist de aluminio (2001) o las espectaculares Specialized SWorks (2014). Mención singular por su material para la Pinarello Dogma de aleación de magnesio (2006) con la que Pereiro recibió su Tour.

El futuro del Tour

Tour De France

Es un hecho que los frenos de disco están ahí para quedarse y vencer etapas, poco que no a todo el mundo gusta. Lo que viene por delante es complicado de adivinar, posiblemente cambios por parte de la UCI que acerquen a las bicis domésticas a las de competición, y otros no tanto, como la matanza del coto de peso (6,8 kilos ahora).

Lo mejor que podemos hacer es disfrutar del Tour flagrante, con las grandes etapas de montaña por delante preciso en el momento que publico esto y unas diferencias mínimas entre competidores. Una pena que nos hayan privado de Sagan, dejando un hueco irremplazable en el pelotón.

Termino invitándoos a que participéis en esta registro de bicis y evoluciones, soy consciente de que me dejé muchas cosas a espaldas y me podéis convencer de que deben estar. En todo caso, gracias por datar hasta aquí.

Albert Einstein Riding A Bike

Life is like riding a bicycle. In order to keep your recuento, you must keep moving.” Albert Einstein

En Xataka | Una hora, una bici y un ciclista: o cómo romper barreras tecnológicas en el Récord de la Hora

Más información | evelo | Cycling Weekly | Icebike | Sicycle

Imágenes | SirottiCalendario de bolsillo | Pinterest


Source link

deja tu opinion

Seguinos

Tecnoblog en las redes sociales