así ha ido subiendo su precio durante veinte años

El recién presentado Galaxy Note 8 ha vuelto a poner en debate el precio de los smartphones. Según Samsung España, el Note 8 tiene un precio de cesión recomendado de 1.010,33 euros, el cual le otorga el récord de primer smartphone que sale al mercado con un precio superior a los 1.000 euros en su maniquí saco.

Este es un indicador poco engañoso, ya que la capacidad de almacenamiento, que es lo que suele marcar las variaciones de precio entre versiones de un mismo teléfono, es de 64 GB; mientras que el iPhone 7 Plus cardinal, con un precio de 910 euros, es de 32 GB. En cualquier caso, si descontamos teléfonos de nichos concretos, como los excéntricos Vertu o algunos móviles satelitales, este “honor” va para el Note 8.

El Note 8 rompe la barrera de los 1000 euros

Tras tres primaveras con los precios congelados indemne por la sorpresa del Note Edge y sus 899 euros, el Note 7 derribó la barrera de los 800 euros en modelos saco y este año ha sido el turno del Note 8. Se rumoreaba que no habría más Note en el mercado y no solo ha llegado una nueva procreación, sino que lo ha hecho por encima de los 1.000 euros. No obstante, los precios deberían ser ajustados por inflación para hacer una comparación torneo. Así es como queda la crecimiento, poco más contenida.

Note 8 002

Dos décadas de crecimiento de precios

El deporte efectivamente interesante es ver cómo han evolucionado los precios de los teléfonos móviles punteros y más caros del mercado desde mucho antaño de la arribada del Note 8, ajustando sus precios originales a los precios de 2017. En esta gráfica tenemos los precios, ajustados por inflación, de 60 teléfonos móviles premium desde 1996 hasta 2017.

Note 8 Amplia 001

Con esta gráfica, podemos ver algunos patrones claros:

  • 1996-2008. Aproximadamente hasta la BlackBerry Storm 9500. Los smartphones o teléfonos móviles más destacados, con funciones de conectividad avanzadilla, eran ámbito corporativo y de entusiastas con cierto poder adquisitivo. El Nokia 8110, presentado en 1996, tenía un coste equivalente hoy a 1.553 euros. La tendencia en ese período fue la de ir mejorando los precios, aunque muchos seguían por encima de los 1.000 euros: Nokia 9210, Siemens SL45, el mítico Sony Ericsson P900, el Nokia 8800…

  • 2009-2016. La arribada del iPhone y Android cambió el ideal. Los precios de los smartphones pasaron a estar rondando los 500-600 euros y conforme fueron pasando los primaveras comenzaron con la ascensión hasta los 700, 800 y 900 euros. Siempre por debajo de la barrera psicológica de los 1.000, indemne en algunos modelos tope de grado, como los iPhone 6s Plus o 7 Plus con veterano capacidad de almacenamiento.

  • 2017 en delante. Con el Galaxy Note 8 y sus 1.010,33 euros volvemos a tener un smartphone de cuatro cifras en su maniquí saco, poco que no ocurría desde 2004 con el Motorola MPX300. Trece primaveras de diferencia que han supuesto un mundo en la tecnología de consumo.

Moto Y Note Motorola MPX300 (2004) y Galaxy Note 8 (2017).

¿Cómo hemos llegado hasta aquí?

Para la primera etapa, la de los terminales más costosos que hemos pasado hasta la aniversario, lo que apunta Antonio Sabán en Hipertextual:

“En esa época pocos usuarios consultaban catálogos de terminales libres, y por tanto desconocían la realidad. Además, hay un olvido del funcionamiento del mercado previo al fin de la subvenciones de terminales por parte de las operadoras. En él, el escaso grupo de usuarios que adquiría terminales libres estaba formado por entusiastas, empresas o gente muy adinerada. […] El precio que el usuario percibía era muy bajo, pues las operadoras los “regalaban” si eran de grado devaluación u ofrecían ventajas como los planes de puntos, en los que tras primaveras de acumulación de consumo se obtenían teléfonos de grado reincorporación por un precio muy muy financiero.

No tiene mucho más ocultación. Como ya apuntamos antaño, el mercado de estos teléfonos eran empresas y entusiastas de suspensión poder adquisitivo. A eso se le suma la mencionada táctica comercial de entonces, ligada a operadoras. La paulatina declinación de precios fue mucho más abrupta con la arribada del iPhone y de Android, que lograron que los smartphones dejaran de sujetarse a los perfiles anteriores y se extendieran a cada vez más consumidores particulares.

Los móviles de grado reincorporación actuales cada vez son más completos y funcionales: uno de 2008 es incomparable a otro de 2016

La ascensión de los últimos primaveras, medida en buena parte por las evoluciones de iPhone, Galaxy S, Galaxy Note, obedecen a el enorme brinco cómodo que han donado desde entonces. El primer iPhone no tenía multitarea, ni copiar y pegar, ni 3G, ni App Store, ni multitud de añadidos que hemos pasado en estos diez primaveras. Los Samsung, más de lo mismo: el nivel de ámbito de sus posibilidades hace irrealista pensar que sus precios fuesen a mantenerse estables, ni siquiera contando con la inflación.

Otro cantar está en las gamas de entrada y media, donde la arribada de nuevos fabricantes que han puesto las cosas difíciles al poder establecido, cuando no les han cogido en número de ventas, ha ocasionado una hostilidades de precios con una consecuencia directa: los smartphones, a nivel universal y de media, se venden a un precio cada vez pequeño.

Pvp Medio Smartphones

Por en lo alto, la hostilidades es otra: entregar más en un contexto en que los smartphones de reincorporación grado son cada vez más caros. Con un matiz: Apple es el único que no deducción sus precios ni un céntimo durante el año natural que duran sus iPhone. El resto sí va mejorando sus precios de forma progresiva. Podemos ir acostumbrándonos a los smartphones de cuatro cifras, con el iPhone 8 a la revés de la esquinazo todo hace pensar que Samsung dejará de estar sola muy pronto en este club.


Source link

deja tu opinion

Seguinos

Tecnoblog en las redes sociales