así funciona y hace monises la seguridad informática que no cobra

Todos entendemos el maniquí de negocio del software: pagas una inmoralidad (o una cuota mensual) y tienes derecho a utilizar un software. Y además entendemos que cuando un software o servicio online es regalado, entonces es que la empresa que lo ha hecho consigue ingresos de otra modo aprovechando cosas como nuestros datos. Google y Facebook son los reyes en esto.

¿Se traduce de la misma forma con los antivirus? En el caso de los antivirus de cuota sí, porque simplemente pagas una suscripción o una inmoralidad para poder utilizarlos en tu ordenador con Windows. Pero ¿qué ocurre con los antivirus que son gratuitos? ¿Cómo consiguen el monises que necesitan para seguir funcionando?

El maniquí “freemium” para servirse la atención de lo gratuito

Disco Duro

Una de las fórmulas que utilizan los antivirus gratuitos es, precisamente, heñir una buena comunidad de usuarios y servirse para promocionarles una serie de servicios opcionales que cuestan monises. Sólo baste que cierta parte de esa comunidad acepte satisfacer y ya tenemos un negocio que se sostiene por sí mismo: en octubre Avast se valoraba en dos mil millones de dólares y se preveían unos ingresos de 300 millones de dólares para el 2015 (un 40% más que el año pasado).

Una parte de los usuarios de cuota puede sostener todo el negocio regalado

Los responsables de Avast Antivirus lo describen así en su web oficial: tienen a más de 230 millones de usuarios que usan la almohadilla gratuita, y que van recibiendo información sobre los planes de pago especializados con mejoras tanto para particulares como para empresas. Son esos usuarios de cuota los que sostienen “las nóminas, alquileres, costes de exposición y estudio de las amenazas nuevas que llegan a diario y el soporte de todos los usuarios.

No obstante, eso no ha hecho que en Avast hayan tenido algún episodio controvertido. Hace cuatro primaveras la compañía tuvo que suspender la alianza con una empresa de terceros que se encargaba de su soporte técnico, ya que aparecieron sospechas de que dicho soporte engañaba a los usuarios para que pagasen por una ayuda que no necesitaban. Afortunadamente el problema terminó allí y Avast no era la responsable directa.

Bitdefender es otro ejemplo de este maniquí freemium: un servicio sustancial regalado para todo el mundo, que sirve como almohadilla para ofrecer soluciones más completas de cuota y conseguir así un género de suscriptores que mantengan el negocio. Hasta en el interior de unos meses no sabremos sus ingresos del 2015, pero en 2014 preveían que iban a crecer un 50%.

Scareware, Adware y demás métodos “express” para conseguir ingresos

Lamentablemente, el maniquí freemium no se libra de tener prácticas que carecen de ética. HowtoGeek tiene un “catálogo de los horrores” que nos lo demuestra: muchos programas de seguridad recurren a triquiñuelas como cambiarte el buscador configurado por defecto en tu navegador, instalarte esas horribles barras de herramientas que no sirven para carencia en él, o instalando adware en forma de utilidades absurdas en el ordenador. Esto postrero suele hacerlo AVG en sus servicios gratuitos, y su año fiscal de 2015 ha sido de récord: 428,3 millones de dólares en ingresos.

Avast además vuelve a convertirse en un ejemplo aquí: en octubre de 2014 la compañía fue acusada de utilizar adware para resumir el historial de navegación de sus usuarios, cosa que el director de operaciones del software desmintió en sus foros de soporte.

Avira quiere instalar extensiones de adware, ZoneAlarm quiere colocar su web oficial como página de inicio de tu navegador, Panda Free quiere colocar Yahoo como buscador por defecto en el navegador… todas las soluciones gratuitas tienen alguna que otra promocion. Y cuando ésta te ofrece software probado no hay ningún problema, lo malo viene cuando lo que te instalas no tiene ninguna utilidad más que afectar el rendimiento de tu ordenador y colocarte más anuncios de la cuenta.

Algunas aplicaciones de seguridad exageran las advertencias para causar la falsa sensación de que son imprescindibles

Y por supuesto están casos como MacKeeper, con una campaña publicitaria tan agresiva que muchos usuarios terminan odiando el software. En mis formaciones me he incompatible a muchos usuarios de Mac que incluso ni saben que tienen MacKeeper instalado, ya que sólo hace error que hagas click en uno de esos banners disfrazados de mensajes del sistema para que todo se instale sin tu permiso.

De hecho MacKeeper se podría considerar un buen ejemplo del concepto de Scareware, porque exagera los peligros de seguridad para provocar la falsa sensación de que la aplicación es imprescindible. Los responsables del software se han enfrentado a muchas críticas y han llegado incluso a denunciar a quien les criticaba negativamente. Lo peor es que este estilo de negocio les funciona, porque en esas denuncias figuraban cifras de 650.000 licencias vendidas en los Estados Unidos. Y eso significan 26 millones de dólares en ingresos.

¿Hay acuerdos entre empresas para señalar falsas amenazas?

Trojan

Freemium, instalación de programas maliciosos o con publicidad, cambio de webs de inicio y buscadores por defecto… ¿hay algún otro método con el que un antivirus regalado puede superar monises? Hussein Nasser señaló otro en su blog hace unos primaveras que nos demuestra la “creatividad” que pueden demorar a tener.

La captura que podeis ver en lo alto es una advertencia de un antivirus, avisando que ha detectado un “malware infeccioso” que en existencia es un parche para saltarse la inmoralidad de cuota de un maniobra. De acuerdo, se prostitución de un software hecho por cracker para poder divertirse gratuito a un maniobra de cuota, pero carencia más allá de eso. La sospecha: los antivirus pueden cobrar a las compañías para que detecten esos parcheadores como programas maliciosos para asustar al legatario.

Cuidado: eso no quita que los parches que crackean licencias no puedan contener malware. De hecho, eso es una amenaza real. Pero ya hay quien se pregunta en webs como Quora si los antivirus detectan eficazmente esas amenazas concretas o si simplemente tratan cualquier parche conocido como malware para motivar a que se compre más y se crackee menos.

Imágenes | David Santaolalla, Kiewic
En Genbeta | ¿Qué (y quién) hay detrás de tu antivirus?


Source link

deja tu opinion

Seguinos

Tecnoblog en las redes sociales