Así funciona el bloqueador de publicidad que va a estrenar Chrome

En unos días Chrome lanzará un bloqueador de publicidad integrado que mantendrá los molestos anuncios alejados de una cómoda experiencia web. Con la idea de explicar el funcionamiento, Google ha publicado un artículo en el que detalla la modo de trabajar de su nuevo plug-in, explicando que primero evalúan páginas de muestra de una web para determinar si contiene alguna publicidad que viole los estándares establecidos por la Coalición para Mejores Anuncios.

Si una web no tiene ese tipo de anuncios que violen las reglas de la Coalición, entonces la web seguirá mostrando su publicidad tras obtener el apto (anuncios con sonidos y pop-ups serán objeto de penalización inmediata). Las webs recibirán una advertencia cuando Google detecte una anomalía, y en el caso de negarse a cambiar de anuncio, recibirán la calificación negativa que la incluirá en la tira de sitios con publicidad bloqueada.

Cuando introduzcas una URL en Chrome, el filtro de navegación hará referencias cruzadas con la tira de sitios web que no cumplen con los estándares de Betters Ads, y en el caso de que ese sitio que intentas visitas cuenta con anuncios relacionados con los incluidos en la tira negra, el filtro se encargará de encerrar los anuncios relacionados. Pero ojo, esto no significa que vaya a designar qué anuncios vas a ver o no. Aunque los bloquee, siempre ofrecerá la opción de activarlos para que aparezcan cada vez que visites la página.

En la imagen de en lo alto, se puede ver por ejemplo como la lectura para móviles de Chrome avisa de un cerco de publicidad y ofrece la posibilidad de desactivarlo.

Google asegura que, aunque el filtro actuará automáticamente sobre los anuncios, no va a estar filtrando todos los anuncios en todo momento. El equipo de Chrome dará a las webs 30 días para que puedan retirar los anuncios que no cumplen con los estándares, y sólo bloqueará en el caso de que siga todo igual tras la advertencia y el mes de corrección. Con suerte, esta advertencia servirá para que las webs eliminen todos esos anuncios intrusivos y conviertan la red en un mejor ocasión para navegar, aunque obviamente habrá que encontrar un punto medio para que anunciantes y publicaciones puedan seguir subsistiendo con su trabajo.

La buena novedad es que a día de hoy, el 42% de las webs que no cumplían los estándares se han apresurado para corregir los problemas y obtener el certificado de apto.


Source link

deja tu opinion

Seguinos

Tecnoblog en las redes sociales