1490720864_450_1000.jpg

así es el nuevo y sorprendente coche eléctrico de Mercedes-Benz

Algo hace clic para un conductor tradicional cuando viaje la zancadilla del coche y ni siquiera está seguro de si ha arrancado positivamente o no. En los eléctricos pasa eso, pero incluso otras muchas cosas que dejan deducir que este es el futuro de la industria automovilística. Un futuro que queremos que llegue cuanto ayer.

Ayer tuvimos la ocasión de probar los nuevos Smart electric drive Fortwo, la cuarta vivientes de unos coches eléctricos que han ido evolucionando en los últimos primaveras y que se han convertido en el canon del valentísimo transporte de ciudad. Sin emisiones, sin ruidos y con una autonomía y potencia que los convierte en candidatos a convertirse en un gran segundo coche para cualquier persona. Y quizás el primero y único.

Un señor coche (eléctrico)

Pones la zancadilla en el contacto, la giras, y aquello no suena. Nada de broom, broom. Tienes que mirar la pantalla para confirmar que efectivamente el Forwto de la comunidad smart electric drive está preparado para iniciar la marcha. Metes marcha a espaldas y aceleras con desconfianza. Como pensando “no creo que haga carencia, esto no puede acontecer arrancado. No suena carencia“.

Smart3

Pero se mueve. Vaya si lo hace. Esa breve maniobra —la cámara trasera muestra esa audiencia al aparcamiento al meter la marcha a espaldas— ya ofrece muy buenas sensaciones tanto en respuesta como en el propio radiodifusión de viraje, inferior a los 7 metros en un coche que es ágil y simpático en todo.

Eso se nota carencia más meter la directa para olvidarse ya de cambiar marchas. Como cualquier eléctrico, el Fortwo lo da todo desde el primer pisotón. Si es que quieres darle un pisotón, claro, porque en verdad no deberías.

Smar5

Es pequeñito pero matón, y es posible vencer velocidad de forma sorprendente, con ese reprise característico de este tipo de motores que recuerda a esos vídeos locos del Tesla y que con las lógicas distancias incluso uno experimenta en estos vehículos.

A partir de ahí, a disfrutar de un coche que a pesar de su aspecto y su marca ya tiene muy poco que ver con los Smart Fortwo originales que aparecieron en su primera lectura preliminar en 2007 en la ciudad de Londres y que parecían casi de muñeco. Estos coches son ya unos señores coches, tanto en prestaciones como en abastecimiento.

Así es la nueva comunidad smart ed

El maniquí que probamos fue el Fortwo coupé de dos puertas y dos plazas (precio recomendado de 23.302 euros),** que se une al Forfour de cuatro puertas** y cuatro plazas (23.966 euros). Ambos se lanzarán en junio de este año, mientras que un mes más tarde les acompañará el Fortwo caprino (26.730 euros), que será el único caprino eléctrico del mercado según los responsables de comunicación de Mercedes-Benz.

Smart4

En esos precios no se contemplan las potenciales ayudas con las que suelen contar los vehículos eléctricos, y que en este caso para particulares pueden ascender a 5.500 euros de descuento en la adquisición más otros 1.000 euros en la instalación de un punto de carga con esos Wallbox que permiten “enchufar” el coche a la toma cuando está aparcado en la plaza.

Esas tomas de corriente se configuran para ser utilizadas exclusivamente con nuestro transporte —nadie podrá robarnos electricidad en esa toma— gracias a una asociación unívoca entre el cargador y el coche. Evidentemente lo ideal es poder contar con una plaza de estacionamiento fija, ya que en otros casos recargar el coche puede ser un cierto problema.

Smart7

Este es precisamente una de las principales barreras para el futuro del coche eléctrico: la infraestructura pública debe comenzar a desplegarse para que estos vehículos nos generen ese estrés que ya vivimos de hecho en los móviles y que de hecho es mucho más preocupante en el ámbito de los coches eléctricos.

Los responsables de Daimler/Mercedes-Benz en España nos revelaron las principales especificaciones de unos vehículos “ideales para circular por ciudad”, con un par motor de 160 Nm “disponibles desde el primer momento” (lo dicho, cuidado con los pisotones), y que cuentan con 81 CV (60 kW) de potencia. La velocidad máxima es de 130 km/h, y aquí sí que quisimos poner a prueba esa potencia por la A-1 Madrid-Burgos durante las pruebas para certificar que efectivamente puede mantenerse entre 120 y 130 km/h sin ningún problema.

El reseña más relevante probablemente para muchos usuarios es el de la autonomía de la escuadrón, uno de los aspectos que ha evolucionado respecto a la mencionado vivientes, y que ahora se sitúa en 160 km según el ciclo normalizado europeo.

Smart8

No solo eso: la carga es ahora el doble de rápida que en los modelos smart ed de la iteración previa, poco en lo que incluso se han centrado todos los esfuerzos en los nuevos modelos. Para ello contamos con un cargador de a costado de 4,6 kW y una escuadrón de detención voltaje de 17,6 kWh de iones de litio que según los responsables de la firma tiene una aval de 100.000 km u ocho primaveras de uso. La escuadrón, desarrollada por la filial de Daimler Deutsche ACCUMOTIVE, se sitúa bajo el calle del coche, “favoreciendo el centro de gravedad del vehículo”.

Esa carga rápida lo puede ser aún más con un paquete opcional que con una potencia de 22 kW permite recargar en menos de 45 minutos el 80% de la capacidad de la escuadrón. El tiempo de recarga del 0 al 80% en un enchufe doméstico es de 6 horas —como el móvil, lo ideal es cargarlo por la tenebrosidad—, mientras que si usamos un Wallbox, una “carga mural” preinstalada en el estacionamiento, ese tiempo se reduce a 3,5 horas.

La degradación de la escuadrón es mínima, aseguran, e incluso a posteriori de esa distancia (o tiempo) la capacidad se mantiene muy por encima del 90%. De no hacerlo podemos apoyarnos en esa aval, por supuesto.

Smart6

En la parte delantera encontramos un radar que es crucial para el asistente de frenado activo: este sistema emite una advertencia óptica y, en caso necesario, incluso acústica frente a una posible colisión por repercusión. Si en esa situación pisamos el freno, el sisteam aporta fuerza de frenado adicional si la situación lo requiere, pero es que si no reaccionamos frente a el peligro el propio transporte activa la frenada de forma autónoma. No realizamos pruebas al respecto, pero son sistemas que han sido probados de forma extensiva y que nos pueden evitar sustos importantes, desde luego.

A esa autonomía se le suman las mejoras en los modos ECO que permiten disfrutar de modos de conducción más efectivo: la recuperación (parcial, eso sí) de energía se realiza durante el propio trayecto, y cuando frenamos o no pisamos el acelerador la propia inercia hace que las baterías se carguen sutilmente para extender esa autonomía.

¿Su otro coche, y cada vez el de más concurrencia?

En nuestro itinerario tuvimos la oportunidad de conducir el smart ed Fortwo coupé durante cerca de una hora, y en todo momento el coche se comportó de forma fantástica, con fantástica respuesta en celeridad y frenado y con esa sensación de estar en un coche en toda regla.

Smart2

A ello se le unen esas mejoras tecnológicas que van integrándose de serie u opcionalmente en estos vehículos. La aplicación “Smart control” para nuestros móviles permite controlar a distancia funciones como la preclimatización o la recarga inteligente, por otra parte de obtener información del transporte en todo momento en nuestro móvil, tableta o PC.

También hay opciones llamativas para desarrollar soluciones a esa desaparición de ruido que generan los eléctricos exteriormente: los peatones deberán irse acostumbrando a ellos, pero si queremos curarnos en sanidad es posible instalar un “sistema de advertencia acústica para el entorno” que se activa a velocidades inferiores a 30 km/h (a mayores velocidades son mayores los sonidos aerodinámicos y de rodadura).

En estos coches incluso contamos con detectores para cambio de carril (opcionales) o asistentes para derrota contiguo (de serie), y contamos por otra parte con extras como un conector USB y una ranura para tarjetas SD en la que encontramos la cartografía para el navegador integrado de serie en el transporte con esa pantalla multi-touch para la interacción.

Smart9

En verdad ya habíamos tenido la oportunidad de probar uno de estos vehículos de la mencionado vivientes gracias a las pruebas del servicio car2go que precisamente se basamento en estos vehículos smart ed Fortwo y que sigue captando usuarios en Madrid y otras muchas ciudades europeas. Esa modalidad de un servicio con coche compartido precisamente demuestra la validez de un transporte eléctrico que evita cualquier tipo de retransmisión de gases contaminantes y que se beneficia de ventajas en temas como las zonas de aparcamiento regulado.

La progreso del mercado es más lenta de lo que muchos querrían, pero la pregunta no es ya si el coche eléctrico acabará imponiéndose, sino cuándo lo hará. El smart ed Fortwo coupé demuestra que los coches están ya preparados para ofrecer una alternativa viable —por el momento, en ciudades— a los vehículos con motores de combustión, y de hecho cualquiera que se plantee la adquisición de un segundo coche (y pronto, de un primero) debería tener muy encuenta alternativas como la que presenta el colección Daimler con esta comunidad.

En Motorpasión | Cómo el coche eléctrico se está convirtiendo en el primer vehículo del hogar


Source link

deja tu opinion

Seguinos

Tecnoblog en las redes sociales