Así es como el alambre de espino sirvió como cable telefónico y cambió América para siempre

Aunque no lo inventó, el ganadero Joseph Farwell Glidden logró la documento sobre el alambre de espino y convirtió aquel tipo de alambre en toda una inscripción de aquel mañana oeste del que nos hablan las películas. La producción pasó de 4,5 toneladas en 1874 a unas espectaculares a 36.000 toneladas en 1880.

Estados Unidos acabó estando recorrida por aquellas vallas de alambre de espino, pero la verdadera revolución llegaría en 1876. Alexander Graham Bell se sacaba el teléfono de la manga, pero aquel invento necesitaba redes de cable para funcionar. ¿Adivináis cómo se solucionó gran parte del problema? Bingo.

Granjeros más friquis de lo que cualquiera imaginaría

Inicialmente las empresas que dominaron la telefonía (Bell Telephone era el cíclope de la época, claro) descartaron su implantación en áreas rurales por el coste que impondrían las infraestructuras para tolerar el cable hasta esas poblaciones.

Sin secuestro la revolución rural chaqueta, que agrupó a los granjeros y ganaderos en asociaciones cooperativas, acabó solventando el problema por su cuenta, y crearon miles de “cooperativas telefónicas”, pequeñas redes telefónicas que enlazaban varias decenas de hogares.

Lo quimérico de esas redes “pirata” es que en superficie de utilizar la infraestructura oficial basada en cables de cobre separado para desplegar el servicio, acabaron usando ese alambre de espino que ya estaba instalado y que permitía que los costes operativos fueran mínimos. El coste del servicio era muy inferior al urbano, y el mantenimiento de la red estaba realiazada por voluntarios.

Esa ocurrencia dio acercamiento a que miles de granjeros de todos los Estados Unidos pudieran comunicarse telefónicamente, y entre ellos, atentos, estaba Claude Shannon, que algunos consideran “el arquitecto de la era de la información”, y que cuando era escuincle se encargó de “cablear” casi un kilómetro de alambre de espino para comunicar su cigarral con la casa de un amigo. En 1920, reza la inscripción, Claude era un escuincle, pero tres millones de granjeros ya utilizaban este método para comunicarse.

Vía | Kottke
En Xataka | ‘The Idea Factory’, una (no tan) breve historia de las Telecomunicaciones


Source link

deja tu opinion

Seguinos

Tecnoblog en las redes sociales