Allá por el año 2013, Microsoft asimismo creía en el concepto del temporalizador inteligente. El fabricante norteamericano llegó incluso a manufacturar varios prototipos en el seno de Xbox, quienes dotaron a estos relojes de toda la personalidad y características que definían a la compañía de Redmond por aquel entonces.

Las directrices de Satya Nadella y su círculo de confianza, no obstante, parecieron cambiar el rumbo de dichos proyectos, que acabaron en la más absoluta oscuridad tras la anulación de la Microsoft Band y el claro pivotaje de la compañía en dirección a otras áreas de negocio.

Afortunadamente, y gracias a Windows Central y Hikari Calyx, hoy podemos echar un vistazo rápido a uno de esos prototipos que la compañía desarrollaba y que nunca llegaron a ver la luz de forma oficial.

El dispositivo de las imágenes, cuyo nombre interno se desconoce, presumía de contar con un sistema de detección de ritmo cardíaco, chip GPS y aplicaciones de entrenamiento dedicadas. Algunas de estas características, eso sí, eran mucho más avanzadas que lo que otros fabricantes como Samsung ofrecían en sus primeros Gear.