“Aquí no entienden como funciona”

A pesar de las incongruencias, cambios de interpretación, fechas equívocas y no acaecer mostrado transparentemente el supuesto “software”, insiste en que quiere una revisión del FBI.

El caso de Alex Smith lleva semanas en la palestra mediática, y no por ausencia. El software que dice acaecer programado, llamado Antorcha, fue, según Carabineros, el que interceptó conversaciones en WhatsApp, Telegram y Facebook, para enseñar a comuneros mapuches de terrorismo. Aunque los comuneros fueron absueltos y la policía adjunto a Smith, están demandados por montaje, el sujeto sigue intentando limpiar su imagen.

La investigación dejó en claro las serias incongruencias entre las “pruebas” presentadas por Carabineros. Archivos con fechas posteriores a la detención de los acusados, contradicciones en las metodologías sobre cómo se obtuvieron dichas conversaciones, e incluso archivos puestos en carpetas que no correspondían a las aplicaciones, fueron parte de los nociones que gatillaron en que el caso se tornada en su contra.

Incluso, un reportaje emitido ayer por CIPER, menciona:

El mismo día y hora en que personal de inteligencia de Carabineros periciaba los celulares de los dirigentes mapuche detenidos el 23 de septiembre, el capitán Leonardo Osses envió por correo electrónico a Álex Smith, creador del software “Antorcha”, un archivo de texto con supuestas conversaciones entre Héctor Llaitul y otros implicados en la causa.

Son los mismos diálogos que luego aparecieron en archivos .txt en los celulares de Llaitul. Tres peritajes indican que los archivos no son de correo instantánea y que habrían sido puestos en los teléfonos tras la incautación de la policía.

El mismo reportaje consigna como las pruebas fueron puestas en carpetas de diferentes aplicaciones. Dependiendo de los implicados, la misma “conversación”, estaba alojada en carpetas de Telegram o Facebook Messenger. “Según la inteligencia de Carabineros, este chat habría sido inter plataformas: mientras Llaitul conversaba desde Telegram, Curiche lo hacía desde Facebook”.

Así mismo, en el caso de Martín Curiche había “al menos, tres archivos .txt casi idénticos, dos guardados en carpetas de Facebook y uno en una carpeta de WhatsApp, por lo que el comunero habría realizado las mismas conversaciones en dos aplicaciones distintas”, agregaron.

Smith y el FBI

En un reportaje emitido por Canal 13, vimos como la explicación de Smith en realidad decía acertadamente poco de sus operaciones. Utilizó una utensilio para phishing básica, que no le pertenece, y la hizo suceder como parte de su software. Al mismo tiempo, acusó un insólito hackeo a su misma aplicación, que podría haberle hecho vencer tiempo para, por ejemplo, intentar deletrear los respaldos automáticos.

El reportaje es poco transparente ya que hay un corte con una pausa de un día y el mismo Smith no clarifica su metodología. ¿Vimos al “Tío Emilio” cayendo en su propia trampa?

Según declara Roberto Garrido, Vocero de la Fiscalía de Temuco, Smith tuvo sus posibilidades de mostrar cómo funcionaba el software durante el proceso y no lo hizo. De esta forma, su interpretación podría seguir cambiando con el tiempo, como ya lo ha hecho, aunque eso no cambiaría demasiado la investigación sobre los comuneros, que fueron sobreseídos.

Las demostraciones que él pueda realizar a medios de prensa, no afecta la investigación. Es más, al imputado se le ofreció la posibilidad de demostrar cómo funcionaba su supuesto software oportunamente y él manifestó una serie de reparos y objeciones a poder demostrarlo delante de la Fiscalía.

Pero según una entrevista publicada hoy en El Austral de Temuco, Smith sigue aseverando la fiabilidad de su software y declarando que “acá lo que está pasando es que descubrimos cosas de la Fiscalía que no deberíamos haber sabido, por eso ellos nos han dado con todo”:

Antorcha no saco pantallazos del teléfono, sino que interviene WhatsApp, Telegram y Facebook, haciendo espejo y direccionando los mensajes y el archivo histórico, el distinguido TXT, ese que dicen los ingenieros que no existe (…) Los peritos que hay acá no entienden cómo funciona Antorcha, por eso quiero que el FBI valide mi software.

Smith también mencionó que su aplicación “distorsiona los sistemas operativos y adultera las fechas”, y que los comuneros habrían eliminado las aplicaciones antaño de ser allanados. A estas gloria, no se sabe si Smith tiene serios problemas para proponer la verdad o si quiere vencer pantalla para ocultar la responsabilidad de otros implicados.


Source link

deja tu opinion

Seguinos

Tecnoblog en las redes sociales