qmsrd8fgrsfexhpzs2nf.jpg

Aprobados los cuatro nuevos nombres de la tabla periódica, entre ellos el primer tipo descubierto en Asia

Kosuke Morita, líder del equipo de investigación japonés que bautizó el nihonio (Nh). Imagen: AP

Tu copia de la tabla periódica está obsoleta: los nociones 113, 115, 117 y 118 ahora tienen nombre. La Unión Internacional de Química Pura y Aplicada (IUPAC) ha suficiente este miércoles los cuatro nombres oficiales de los cuatro nociones que fueron añadidos a la séptima fila en enero de 2016.

Son los propios investigadores quienes bautizan sus descubrimientos, y en este caso, al tratarse de grupos de investigación internacionales, quienes se reparten la responsabilidad. Según las normas de la IUPAC, los nombres deben referirse a un mineral, un motivo, un comprobado o una historia mitológica, encima de ser traducibles a otros idiomas a partir del latín.

Las denominaciones propuestas por los científicos en junio cumplían con todos esos requisitos (son tres lugares y el nombre de un comprobado), pero aun así debían acontecer por un proceso de consulta de cinco meses en el que el manifiesto ha sido llamado a expresar sus opiniones sobre las propuestas y los símbolos correspondientes. Los cuatro nombres han sido aprobados:

  • Nihonio (Nh): En latín Nihonium y anteriormente Ununtrium (Uut). Su nombre proviene de una de las dos palabras japonesas para referirse a Japón: “Nihon”, que significa “la tierra del sol naciente”. Su número atómico es 113. Fue descubierto en 2003 por científicos rusos y estadounidenses, pero el hallazgo se ha atribuido a un equipo de investigadores japoneses del instituto RIKEN que, desde 2012, se ha dedicado a resumir datos para confirmar su existencia. Es el primer tipo de la tabla periódica afamado por científicos de Asia.
  • Moscovio (Mc): en latín Moscovium y anteriormente Ununpentium (Uup). El nombre se refiere a la provincia de Moscú, en Rusia. Su número atómico es 115. Fue descubierto por científicos rusos y estadounidenses en 2004 y ha sido aguado por los primeros: investigadores del Instituto Central de Investigaciones Nucleares de Dubná, que está en la provincia —o el óblast— de Moscú.
  • Téneso (Ts): en latín Tennessine y anteriormente Ununseptium (Uus). Su nombre es un homenaje al estado de Tennessee, en Estados Unidos. Su número atómico es 117. Fue sintetizado por primera vez en 2009 por científicos rusos en Dubná. El Laboratorio Nacional Oak Ridge, que está en Tennessee, se encargó de producir el blanco de berkelio que necesitaban los rusos para sintetizar el tipo.
  • Organesón (Og): en latín Oganesson y anteriormente Ununoctium (Uuo). Fue aguado en honor al comprobado ruso Yuri Oganessian, pionero en la investigación de nociones superpesados. Su número atómico es 118. Al contar con 118 protones, es el tipo químico más pesado observado en un laboratorio. Fue sintetizado por primera vez en el Instituto Central de Investigaciones Nucleares de Dubná (los estadounidenses habían anunciado la síntesis en 1999, pero se retractaron en 2002).

Los “nuevos” nociones (nuevos entre comillas porque tienen entre una y dos décadas) son sintéticos, extremadamente radiactivos y en extremo inestables. La exploración continúa, y los científicos ya buscan otros nociones más allá de la séptima fila de la tabla periódica. [IUPAC]


Source link

deja tu opinion

Seguinos

Tecnoblog en las redes sociales