Andromeda, las siete discusiones sobre si está a la valor de la dinastía

Ya lo tenemos aquí: el tirada polémico del año en el contorno de los videojuegos ha tardado poco en demorar y, definitivamente, es una grima que el protagonista haya sido ‘Mass Effect: Andromeda’.

‘Mass Effect’ es una dinastía muy querida. BioWare supo crear toda una space opera en forma de RPG de actividad cuya trilogía auténtico acabó convirtiéndose en una de las más aclamadas por crítica y comunidad. ¿Qué ha ido mal en ‘Mass Effect: Andromeda’ para que haya encumbrado tanta polémica no sólo antaño de salir a la saldo, sino antaño incluso de que hoy mismo llegaran los primeros investigación?

Sólo el tiempo acabará sacando a relucir toda la verdad tras el incremento de ‘Mass Effect: Andromeda’, pero con los datos de que disponemos ahora mismo podemos asomar a intuir parte de lo sucedido. Y aquí hay dos claves a tener en cuenta: por un banda, el equipo de incremento no es el mismo que el de la trilogía auténtico, no es el equipo principal de BioWare, y por el otro resulta que han tenido que crearlo todo desde cero al suceder de Unreal a Frostbite como motor boceto.

Pero vayamos a las principales discusiones que está generando el engranaje.

Las animaciones faciales de Mass Effect: Andromeda son horribles

Este tema explotó a finales de la semana pasada cuando, gracias al software EA Access en Xbox One y Origin Access en PC, todo el que quisiera tenía ya la oportunidad de poner a las primeras horas de ‘Mass Effect: Andromeda’. Fue entonces cuando se empezaron a detectar sus extrañas animaciones faciales y, como es inductivo, a surgir memes de todo tipo.

En este vídeo podemos ver varios ejemplos:

Lo peor del asunto es que estas animaciones faciales no son mejores que las que ya vimos en el primer ‘Mass Effect’, un engranaje animado hace diez abriles:

Tras deber jugado durante cerca de 40 horas, puedo afirmar que, en propósito, las animaciones faciales son muy malas. En un engranaje con pocas secuencias de diálogos esto podría suceder por parada con anciano facilidad, pero precisamente estamos delante una dinastía donde las conversaciones y los primeros planos de los personajes son una parte esencial.

Técnicamente, ¿está a la valor de la dinastía?

Otro de los puntos sobre los que se está hablando es su apartado técnico más allá de esas animaciones faciales. El motor Frostbite le ha permitido al equipo de incremento crear planetas verdaderamente alucinantes, ahí creo que pocas pegas podemos poner, pero el engranaje tiene otro tipo de problemas a este nivel.

Mass Effect: Andromeda

En PS4 he podido comprobar que tiene ciertos problemas de rendimiento que hacen descabalgar el framerate, que en principio está bloqueado en los 30fps. Aquí hay un breve investigación de rendimiento en consola durante las primeras horas de engranaje, donde no hay demasiados picos, pero más delante sí me los he incompatible más acusados:

Además de estos problemas puntuales de rendimiento, además es cierto que cuenta con algunos bugs en otro tipo de animaciones. Este vídeo rescata unos pocos:

¿Es buena su historia? ¿Está correctamente contada?

Todo fan de ‘Mass Effect’, y de los juegos de BioWare en común, pesquisa buenas historias en sus RPG. Con la trilogía llamativo consiguieron atraparnos gracias a esa extraordinario historia en la que una antigua raza de máquinas avanzadas aniquilaba cualquier civilización orgánica cada 50.000 abriles. Así explicado ya impresiona, no os quiero ni contar lo que es vivirlo con un mando en las manos.

‘Mass Effect: Andromeda’ deja detrás todo aquello, nos lleva a una nueva galaxia, introduce una plantilla totalmente nueva de personajes, y nos propone descubrir nuevos planetas en los que establecernos. No es una mala historia, a pesar de que ya la hemos jugado, gastado y erudito en otras obras, y por otra parte tiene un par de giros que a mí me han resultado interesantes.

En cualquier caso, hay que declarar que ni el libreto está demasiado correctamente escrito, ni los diálogos son muy buenos. De hecho hay muchos de ellos que dan poco de vergüenza, entre otras por la disminución común en el tono del engranaje con respecto al resto de entregas. Se hecha en desatiendo poco más de peso, de compromiso, una colchoneta que desde el principio asiente correctamente los mimbres y a partir de ahí vaya tirando del hilo.

Tal y como sucede con el apartado técnico, donde el engranaje es capaz de lo mejor y de lo peor, hay partes de la historia y de los diálogos que están correctamente y son interesantes, y otras no tanto. Esa inconsistencia es la que nos deja con una sensación agridulce.

Mass Effect: Andromeda

¿Qué pasa con el sistema de combate?

Para esta ocasión, el protagonista cuenta con un jetpack que le permite saltar a gran valor, mantenerse en el clima durante unos segundos y realizar un movimiento rápido en cualquier dirección para esquivar los ataques.

A esto se le suman las habilidades de combate, bióticas o tecnológicas más un perfil que potencia cada una de ellas para que podamos ajustarlo todo a nuestro estilo de engranaje: más agresivo, con menos peso en las armas, más defensivo y usando sólo poderes bióticos, etc.

El problema viene cuando muchos de los enfrentamientos están mal planteados. Todo lo que Ryder puede hacer se queda en ausencia si lo que tenemos delante es un atmósfera pequeño y pasillero. Por contra, aquellos tiroteos que se producen en espacios más grandes y con posibilidades de movimiento, lucen con un brillo específico.

El nuevo sistema de conversaciones

‘Mass Effect: Andromeda’, tal y como sucede en las tres entregas anteriores, cuenta con un sistema de conversaciones en el que podemos designar no sólo la respuesta, sino el tono de la misma. En este caso hay una cambio clara. Donde antaño todo se basaba en un sistema de íntegro (correctamente vs mal), ahora hay hasta cuatro tipos de respuestas: emocionales, lógicas, casuales o profesionales.

Eso añade una capa más de personalización, puesto que disponemos de más opciones con las que reflectar nuestra propia personalidad, pero por la razón que sea el equipo de incremento ha decidido que el impacto de nuestras decisiones no sea tan profundo como en las anteriores entregas.

Y aquí volvemos al tema de los diálogos: hay personajes como Jaal que nos darán pistas interesante sobre la civilización de los angara, una de las tres nuevas razas que introduce ‘Mass Effect: Andromeda’, pero por otro banda nos encontraremos con conversaciones aburridas e incluso líneas de diálogo un tanto bochornosas. En este sentido es Liam quien se lleva la palma con sus tonterías, menudo personaje más estereotipado y prescindible.

Mass Effect: Andromeda

¿Y el banda RPG de Mass Effect: Andromeda?

Otra de las cosas de las que se está hablando es si estamos delante un buen RPG o no. Eurogamer, por ejemplo, dice que es el peor RPG de BioWare así, sin paños calientes.

Lo cierto es que en toda la dinastía ‘Mass Effect’ tiene más peso la propia historia y cómo avanza que todas las actividades paralelas que la mayoría de los RPG más tradicionales nos ofrecen. Y ‘Mass Effect: Andromeda’ no es una excepción.

El principal problema aquí es que el sistema de menús y gobierno de inventario, investigación y incremento es de lo peorcito que hemos gastado en los últimos abriles. Todo es demasiado confuso. Nada invita a suceder un rato viendo qué podemos desarrollar o mejorar en lo relativo a equipo (armas, armaduras, aumentos, etc.) y al final eso se traduce en que, más allá de las subidas de nivel del personaje que nos permiten desbloquear y mejorar habilidades, pasemos de liberal de todo lo relacionado con la gobierno de fortuna, comercio, etc.

Un engranaje que prosperidad a medida que se acerca al final

Las primeras horas de engranaje tienen un problema evidente cuando no logran transmitir las mejores sensaciones. De hecho, habiendo completado la campaña, creo que esa prueba de diez horas que ofrece EA a través de su Access casi perjudica más al engranaje que otra cosa. Porque durante sus primeros compases todo es congruo benigno.

Poco a poco la historia va cogiendo fuerza y, a excepción de momentos puntuales repartidos aquí y allá, la cosa no explota en realidad hasta el zaguero tramo del engranaje. En mi caso, eso significa que la sensación final que me ha transmitido el engranaje no es mala. No es un engranaje desastroso, ni mucho menos, pero siquiera la obra maestra que nos hubiera gustado poner a los que amamos la trilogía llamativo. Es como si quisiera rodear mucho y se hubiera quedado a medio gas en casi todo.

En definitiva, creo que al engranaje le hubiera sentado correctamente al menos un año más de incremento para pulir todas esas aristas que tiene.

En VidaExtra | Análisis de Mass Effect: Andromeda, ¿es esto lo mejor que puede darnos la saga?


Source link

deja tu opinion

Seguinos

Tecnoblog en las redes sociales