amor de primavera, no tan rápido para la boda

Después del análisis del Huawei P10 Plus e incluso de haberlo comparado frente a frente con el LG G6, hemos pasado un mes con él como teléfono principal. ¿Se aprovechan en el día a día esos 6 GB de RAM? ¿Qué tal rinde la doble cámara? ¿Cuánto le dura la cacharros?

Resolvemos ésas y otras preguntas que tienen que ver más con un uso intensivo y continuado del terminal. Vamos allá:

Un diseño atún con algunos sacrificios

Ya lo dijimos en su momento: el diseño del P10 Plus es muy elegante. Esos bordes redondeados, la trasera de aluminio y el cristal en la parte de las cámaras le dotan de un aspecto distinguido, más aún en el color aciago de nuestra pelotón. La sensación en mano es agradable (el tacto es muy suave tanto en el exterior como en la parte posterior) y tiene un buen agarre gracias a la sutileza de las curvas.

Sin secuestro, esa experiencia favorecida por el diseño se empaña por la gran facilidad que tiene para atraer huellas. Se mancha con mínimo tanto por delante como por detrás, y quizá lo más frustrante es que es complicado limpiarlo, poco que claramente tiene que ver con los materiales, que no dan sensación de malos, al contrario, pero arrastran este “pero”.

Hay un problema añadido y que tiene que ver con una mezcla de diseño físico del teléfono y software. Uno podría pensar que es casualidad las dos o tres primeras veces, pero cuando despliegas el menú de notificaciones (deslizas el dedo de en lo alto con destino a debajo) se repite un patrón: siempre acabé manchando calibrado la cámara exterior:

Huella P10 Plus Queda marcada la huella de nuestro dedo siempre a la importancia torneo de la cámara exterior

Sin ser entendido en diseño de terminales, diría que tiene que ver con que el borde superior de la pantalla está demasiado cerca de la cámara exterior, que quizá estando un poco más en lo alto o con destino a un colateral habría evitado este disgustado patrón. O si yo hubiera sido siniestro, claro. De todos modos, mínimo que no se pueda solucionar con un pañito siempre cerca (o con una capa protectora, con la posible pérdida de sensibilidad en la pantalla asociada). Y, como puntualización, ni soy cocinero, ni mecánico, ni mínimo que involucre tener las manos manchadas todo el rato. Es opinar, que sí, las huellas se marcan muy sencillo incluso con las manos limpias.

Un paño siempre a mano será tu mejor amigo para este P10 Plus

Por otro costado, no olvidemos que se comercio de un phablet de 5,5 pulgadas. ¿Es manejable con una mano? Depende del tamaño de tu mano, pero lo más probable es que no. Eso sí, su gordura y peso hacen que no resulte mínimo sofisticado, poco que se agradece cuando tienes que sostenerlo para ver contenido, corretear o hacer una llamamiento larga.

Un detalle tal vez último, pero que se agradece en el día a día es el viejo rugoso del gema encendido, que, por otra parte, es rojo. Viene estupendamente como relato, por ejemplo, cuando estás escuchando música y vas a subir o apearse el pandeo y no quieres sacar el teléfono del faltriquera.

La pantalla y el sensor de huella que quiere ser más

La resolución QHD es una restablecimiento con respecto al P10 y al Mate 9 y es la primera incursión de Huawei en este circunscripción. El resultado no es ninguna revolución y se aprecia en detalles como la honradez de las tipografías cuando navegas o lees documentos, o en texturas de videojuegos, que, en común, lucen mejor que con una resolución Full HD. Es un paso delante que tiene que dar la grado incorporación, pero que no todo el mundo apreciará (siquiera será un argumento musculoso de cesión) y que aumenta el consumo de cacharros, aunque su autonomía la comentaremos en un punto a excepción de.

Recordamos que monta un panel IPS y, por consiguiente, tiene las virtudes y defectos de esta tecnología. Sus 500 nits de brillo van sobrados para exteriores y, a diferencia del flamante Honor 8 Pro, se comporta mejor con unos negros sutilmente más intensos. Aunque aquí, como siempre, mínimo que hacer contra un panel AMOLED. De hecho, venir como en mi caso de uno de estos paneles hace que la experiencia durante los primeros días con el P10 Plus sea la de “haber ido a peor”, por contraste, viveza de color y, sobre todo, por costumbre. Una vez te adaptas de nuevo a IPS, no hay ningún tipo de problema de experiencia de uso.

El único pero respecto a la pantalla es que, viendo la tendencia de otros fabricantes a apurar los marcos (LG G6, S8), los de este P10 Plus se hacen demasiado grandes y parece que la pantalla no está todo lo aprovechada como podría activo sido. Quizá para el venidero.

Otro de los puntos que más acaban notándose en este P10 Plus es el sensor de huella dactiloscópico en el frente. Funciona muy rápido y, por mi tipo de uso, creo que la colocación ahí en vez de en la parte trasera favorece desbloquearlo más fácilmente en situaciones cotidianas (como cuando tienes el teléfono encima de la mesa y sólo quieres mirar una cosa rápida).

El sensor de huellas es a la vez un gema home que hace más con menos

No obstante, lo que me acabó conquistando del sensor es su función de menú de navegación: si mantienes unos segundos pulsado, vuelves al menú original; si esa pulsación es más breve, vas un paso con destino a detrás (la inicial página que visitaste, por ejemplo) y si desplazas con destino a un costado, abres la multitarea. Es cierto que cuesta unos días hacerse con los movimientos exactos. Son muy sutiles y es posible que te frustres cuando quieres hacer poco rápido que hasta ahora hacías con un gema dedicado. Puede que quieras ir detrás y en su ocasión acabes abriendo la multitarea (es poco que incluso me sigue sucediendo tras un mes de uso, como digo, es muy sutil), pero creo que es un primer paso en una dirección minimalista para ofrecer más utilidades en menos espacio y ordenanza.

De hecho, el primer impulso al retornar a usar otro teléfono sin este tipo de navegación es el de averiguar esos gestos en el gema home. Los otros dos ordenanza ahora me parecen irrelevantes, y creo que ése es el viejo logro de Huawei con este sensor, hacer más con menos.

¿Mejor de autonomía que el P10?

Esos 3.750 mAh del P10 Plus prometen sobre el papel una restablecimiento en autonomía con respecto a su hermano pequeño, que se quedaba en los 3.200 mAh. Sin secuestro, la pantalla es viejo que la del P10 (un 16%, concretamente) y la resolución igualmente. Teniendo en cuenta igualmente esos 6 GB de RAM, lo racional es que sea un teléfono al que le quieras sacar partido con muchas aplicaciones a la vez, juegos, contenido multimedia, etc. ¿Qué tal se ha comportado en este apartado?

Pantalla Horas Huawei P10 Plus

Nunca me he sentido agobiado para conservarse al final del día por mucha caña que le metiera. Y con caña me refiero a partidas a Clash Royale y Hearthstone de entre 30 y 60 minutos al día, vídeos en YouTube, alguna llamamiento que otra, doble correo (WhatsApp y Telegram a la vez), Twitter, Spotify, CityMapper (o Google Maps en su defecto)… Uno de los días que más exprimí la cacharros llegué a las 3h y 35 minutos de pantalla, y eran pasadas la 1 de la alboreo.

Aunque Huawei implemente medidas para aumentar la eficiencia del dispositivo (como detectar qué aplicaciones están consumiendo demasiado en segundo plano), este P10 Plus no es ningún prodigio en autonomía. Llega para suceder el día con tranquilidad, pero si por tu uso fuera insuficiente (porque puede serlo), está la gran preeminencia de una carga rápida que es muy rápida. Con una hora de carga le bastó para satisfacer el 70% y, otro día, con media hora de carga tuvo para un 50%. Aquí el culpable es ese cargador de hasta 22.5 voltios, más sobresaliente de lo ordinario, pero que acaba compensando.

¿Tiene entonces mejor autonomía que el P10? Habría que hacer pruebas y observación mucho más técnicos para saberlo exactamente, pero lo que sí ofrece son más cosas que su hermano pequeño con la misma aval de un día de uso.

¿Se le sacan partido a los 6 GB de RAM?

No. Por muchas aplicaciones que humanamente tengas abiertas para usar, siempre te vas a mover con un beneficio de RAM de entre 2 y 3 gigas. Probablemente la opción del P10 Plus de 4 GB sea mucho más que suficiente para bolsillos más apretados calibrado por eso. A día de hoy no hay forma de disfrutar tantos gigas de RAM en un teléfono móvil.

Que sí, que ejecuta todo con fluidez (aquí el Kirin 960 muestra una vez más el oportunidad de Huawei con tecnología propia), no tendrás ningún tipo de retardo o lag (incluso aplicaciones frecuentes como la cámara se quedarán en standby en segundo plano para que tomar una foto sea mucho más rápido cuando lo necesites) y esos 128 GB de almacenamiento te darán mucho gracia para instalar o descargar cosas sin freno, pero no hay mínimo que justifique ahora mismo esos 6 GB de RAM.

A pesar de lo sobrado que va en este sentido, sí se aprecia un leve calentamiento al ejecutar juegos no demasiado exigentes (Clash Royale no es un Asphalt) o al tomar muchas fotografías seguidas, registrar vídeo o ponerte a editar en el teléfono. Creo que aquí Huawei tiene beneficio de restablecimiento para seguir depurando la eficiencia de sus componentes, más que ofrecer memoria RAM porque sí.

A pesar de lo sobrado que va de RAM, se aprecia un leve calentamiento en situaciones no demasiado exigentes

Otro aspecto en el que debería activo restablecimiento es en el del software. EMUI 5.1 va más fino que nunca y aunque no del todo, es una capa de personalización conveniente limpia. Sin secuestro, el aspecto estético podría tener un viejo mucho más elegante o al menos presentar alguna opción más de cambio sin tener que acogerse a lanzadores. Por supuesto, esto es por poner alguna pega porque, la verdad, este EMUI 5.1 es la primera capa de personalización que no me “pide” un launcher en mucho tiempo.

Doble cámara, doble oportunidad

Doce megapíxeles en el sensor RGB y vigésimo en el monocromo unido a Leica. Ésa es la postura de Huawei para este P10 Plus, que restablecimiento al P10 ordinario con una transigencia focal de 1.8 (frente a los 2.2 del maniquí normalizado). Si perfectamente ese enfoque rápido tarda un poco más en reaccionar en condiciones de depreciación luz, esa transigencia extra se agradece para que merezca más la pena fotografiar atardeceres e incluso de indeterminación. Algunas pruebas hechas con el P10 Plus en este tipo de situaciones con poca luz (modo instintivo con ajustes manuales de brillo):

Atardecer
Atardecer 2
Palacio
Noche
Sillas
Ohlala

Aunque ya desgranamos las cámaras en su momento en el análisis, dos recordatorios de lo que es capaz de hacer ese modo retrato (llamado aquí “apertura amplia”) y la cámara exterior:

Bokeh Retrato Huawei P10 Plus con el modo “apertura amplia” recaudador
Selfie Celebrando la Era del Selfie

No nos olvidamos del blanco y aciago:

Guitarra 1
Guitarra 2

A modo de epítome, este Huawei P10 Plus acierta con sus cámaras, una interfaz sencilla (quizá no tanto en el Modo Pro) y ofrece unos muy buenos resultados, aunque sigo notando que el Galaxy S7, con el que estoy más familiarizado, resuelve mejor algunas situaciones (especialmente a depreciación luz). De todos modos, como decimos, la de Huawei con este maniquí es una postura muy sólida.

¿Veredicto?

El Huawei P10 Plus es un terminal muy controlado en todos los sentidos. Hace perfectamente todo lo que se propone. El problema es que no es excelente en nadie de los aspectos y el precio de la pelotón que nosotros probamos (6 GB de RAM / 128 GB de almacenamiento) es de 799 euros. La competencia en grado incorporación este año va a estar más reñida que nunca porque el resto de fabricantes principales igualmente están a un gran nivel. Teniendo en cuenta sus inconvenientes, ¿te convence tener memoria RAM y almacenamiento de sobra, dos cámaras muy buenas orientadas a fines más artísticos y una cacharros para estar tranquilo cada día? Entonces tal vez este P10 Plus sea para ti.

En Xataka | Los mejores smartphones del mercado (2017): sus análisis y vídeos están aquí


Source link

deja tu opinion

Seguinos

Tecnoblog en las redes sociales