absorbe el 99% de toda la luz visible y es sobrecogedor

Los que pensábamos que la parte más oscura de los Juegos Olímpicos de Invierno eran los ciberataques, no equivocábamos. Para admisiblemente. Lo más anfibológico es, sin duda, el Pabellón que ha instalado Hyundai en la ciudad de PyeongChang, Corea del Sur.

Hasta donde sabemos, se comercio del edificio más anfibológico del mundo y es una mole de 10 metros de stop por 35 de generoso totalmente recubierta de una interpretación del Vantablack, un material que absorbe el 99 por ciento de la luz visible. Lo más parecido que existe a la oscuridad más absoluta.

La oscuridad más absoluta metida internamente de un difusor

Ya hemos hablado del Vantablack. No es una pintura en sentido precioso: esta hecho de millones de nanotubos de carbono alineados verticalmente. Los tubos tienen entre 14 y 50 micrones de largo y un diámetro de unos 20 nanómetros (3500 veces más pequeños que el encantado de un coleta humano).

Cuando la luz entra en ese algazara de nanotubos se queda atrapada, en una eterna partida de ping-pong con los tubos, rebotando sin fin hasta que se disipa en forma de calor.

Frente al Vantablck diferente que requería “cultivar” los nanotubos sobre las superficies, Surrey NanoSystems ya había desarrollado una interpretación pulverizable en difusor que, pese a utilizar distribuciones aleatorias de los nanotubos, emula el mismo sensación. Para este esquema en cambio, desarrollaron unas pinturas llamadas VBx que, sin usar nanotubos siquiera, crea un sensación visual muy parecido.

El edificio, diseñado por Asif Khan, tiene miles de pequeñas lucecillas espolvoreadas por toda la exterior. La intención es que el edificio fuera una sobrecogedora ventana al espacio foráneo: y sin duda, lo han conseguido. Sinceramente, cuando hace unos años hablábamos del Vantablack, yo no imaginaba una experiencia capaz de atraparte de esta guisa.


Source link

deja tu opinion

Seguinos

Tecnoblog en las redes sociales