42,8 Gbps a través de infrarrojos, y ya es 100 veces más rápida que WiFi

Una conexión hasta cien veces más veloz que el WiFi y que adicionalmente se sostén en luz. Sí, así es LiFi, la próxima conexión de datos que nos promete un orondo de costado de infarto y una estabilidad que a día de hoy es difícil a través de WiFi.

Hoy se hace pública una nueva investigación que exploración solucionar uno de los problemas que planteaba el uso de LiFi, que es el de tener la luz encendida en todo momento, ya que ahora han experimentado con rayos infrarrojos obteniendo muy buenos resultados.

Conexiones con rayos infrarrojos

Hay que rememorar que la conexión LiFi se ha estado probando en laboratorios desde el 2011, y al punto que a finales de 2015 vimos las primeras pruebas en entornos reales. LiFi se sostén en el uso de la luz como medio de transmisión de datos, donde gracias a unas bombillas con moduladores y un fotodiodo receptor, sito en los diversos dispositivos, es como se podrá hacer el enlace.

LiFi aún presenta algunas desventajas con respecto al WiFi que todos conocemos, ya que, por ejemplo, al tratarse de luz ésta no podrá atravesar las paredes, adicionalmente de que necesitaremos que la luz esté encendida en todo momento. Pero al parecer han acabado encontrar la posibilidad frente a el conflicto de la luz.

Joanne Oh de la Universidad de Eindhoven se ha emprendedor a probar LiFi pero en vez de las clásicas bombillas se ha apoyado en rayos infrarrojos, los cuales son inofensivos para el ser humano. Este sistema se sostén en pequeñas antenas capaces de transmitir esta señal infrarroja, y durante las primeras pruebas de laboratorio lograron obtener conexiones de hasta 42,8 Gbps a una distancia máxima de 2,5 metros, que aún está remotamente de los 224 Gbps que en teoría nos prometen, pero sin duda es un avance desmesurado frente a lo que ofrece hoy día WiFi.

Eindhovenwifi

Estas antenas se pueden colocar por toda la casa en techos o paredes, sólo necesitamos conectar la fibra óptica a una de ellas y así tener repertorio nuestra red. Cada antena se puede configurar para que trasmita en diferentes longitudes de onda y ángulos, por lo que no tendríamos problemas de interferencia y nunca nos quedaríamos sin conexión en nuestros dispositivos.

Otra de las ventajas del LiFi por infrarrojos sería su bajo consumo energético, por lo que no se necesitaría un cable adicional para la comida, ya que todo se obtendría desde el mismo cable de fibra óptica. Asimismo, estas antenas transmitirían en una largo de onda de 1.500 nanómetros, lo que significa que los rayos infrarrojos serían imperceptibles para el ojo humano. Por extremo, podríamos pegar cuantas antenas necesitemos, lo que nos ayudaría a evitar la saturación y transmisiones congestionadas.

Los investigadores seguirán experimentando con esta tecnología, donde uno de los temas pendientes es la seguridad. Y se estima que en aproximadamente cinco abriles podríamos tener los primeros dispositivos compatibles con LiFi, así que aún hay camino por delante.

Vía | Science Alert
En Xataka | El LiFi da sus primeros pasos en un entorno real, y supera 100 veces la velocidad del WiFi


Source link

deja tu opinion

Seguinos

Tecnoblog en las redes sociales