11 modelos ideales para videojuegos

El mercado de los televisores está atravesando una etapa muy interesante. Al menos para nosotros, los usuarios. Por un costado, las teles con panel LCD y retroiluminación LED han alcanzado una indiscutible madurez, ofreciéndonos unas prestaciones difíciles de intuir hace tres o cuatro abriles en términos de calidad de imagen entero. Y lo mejor es que el desembolso que nos vemos obligados a afrontar es con frecuencia legítimo.

Por otra parte, en lo que concierne a la tecnología OLED el panorama es igualmente prometedor. Y lo es porque, por fin, podemos hacernos con televisores dotados de estos paneles equipados con diodos orgánicos a un precio que ya comienza a ser atractivo. Quizás aún no es popular, pero sí legítimo si lo ponderamos con las prestaciones globales que ponen a nuestra disposición. Las familias B7 y C7 de LG ejemplifican a las mil maravillas que, por fin, las teles OLED están disponibles a precios que ya no resultan exagerados.

Los televisores LCD LED ya han pillado una prudencia absoluta, y los OLED empiezan a tener precios harto razonables

Una vez situados en el contexto adecuado merece la pena que nos detengamos un momento para constreñir con precisión el objetivo de este artículo, que no es otro que identificar algunos de los televisores más atractivos que podemos encontrar en el mercado actualmente para disfrutar nuestros videojuegos, al beneficio de que se ejecuten en un PC o una consola de videojuegos de última hornada.

Y es que como vimos en el artículo que dedicamos hace unas semanas a la tecnología de las teles 4K UHD con HDR, si buscamos un televisor para retozar es importante que nos fijemos en que cumple una serie de requisitos que, de no ser satisfechos, podrían echar por tierra nuestra experiencia. Eso sí, esto no significa en inmutable que un buen televisor para juegos no sea igualmente una buena tele para disfrutar películas y series. Ambos escenarios de uso son perfectamente compatibles.

Nuestro criterio de selección

Aunque en el artículo que acabo de mencionar en el párrafo inicial, y que os propongo que leáis si os interesa este tema, expliqué en detalle qué características debe tener un televisor de última hornada si queremos utilizarlo para retozar, merece la pena que repasemos brevemente cuáles son antiguamente de que «nos metamos en harina».

Si hay un parámetro crucial en el escena de uso que estamos abordando, ese es la latencia de entrada. Y es que su influencia en nuestra experiencia es decisiva porque identifica el desliz de tiempo (en milisegundos) que transcurre desde que nuestra consola o PC envía a la tele la orden que le damos desde nuestro mando o teclado, hasta que ese impacto se refleja en el panel del televisor. Lo ideal es que este tiempo sea lo más bajo posible para que el retardo sea intrascendente (no debería pasar los 40 ms en ningún caso).

También es importante que el tiempo de respuesta sea muy estrecho para que el desenfoque de movimiento sea casi nada perceptible, o, incluso, inexistente. Aquí los paneles OLED llevan la voz cantante porque normalmente tienen tiempos de respuesta inferiores a 1 ms. Aun así, un televisor LCD LED con un tiempo de respuesta de 10 ms o menos puede ofrecernos igualmente una buena experiencia.

En lo que concierne a la profundidad de color siempre es apetecible que el panel sea de 10 bits para que pueda reproducir un espacio de poco más de 1.073 millones de colores diferentes, una prestación que puede ayudar a ofrecernos un HDR más logrado, al beneficio de la obvia importancia que tiene el brillo en este apartado.

Aun así, es acoplado destacar que hay paneles de 8 bits que realizan un procesado FRC (Frame Rate Control) para gestar un espacio de color más amplio, y que igualmente nos ofrecen una calidad de imagen muy buena desde el punto de perspicacia de la colorimetría.

La latencia de entrada es un parámetro muy importante a la hora de valorar la idoneidad de un televisor para juegos, pero no debemos advenir por suspensión siquiera el tiempo de respuesta, la profundidad de color y el submuestreo

Un apunte antiguamente de que nos sumerjamos en las teles que os proponemos: si usáis vuestro televisor para retozar no olvidéis activar el «modo colección». De esta forma el televisor desactivará la longevo parte del procesado de las imágenes (aunque normalmente no lo inhabilita todo), lo que incidirá positivamente en la latencia de entrada porque suele reducirse notablemente (con frecuencia pasa de títulos en la campo de los 70 u 80 ms a cifras cercanas a los 20 ms, o, incluso, menos).

Y, por fin, nos vamos con los televisores que os proponemos, aunque no sin antiguamente pediros disculpas por anticipado adecuado a que, como sabéis, cualquier selección de este tipo siempre es incompleta. Resulta inviable revisar todos los televisores del mercado para ver si tienen o no cabida aquí, por lo que nos hemos ceñido a los modelos que hemos probado a fondo en nuestras propias instalaciones, o adecuadamente a aquellos que conocemos con harto profundidad gracias a las demostraciones de producto a las que asistimos.

Detalle2

Por esta razón, os proponemos que os sintáis libres de enriquecer el artículo, si conocéis algún televisor de nuevo hornada que dé la talla con los juegos, hablándonos de él en los comentarios. Seguro que entre todos haremos una selección fantástica. Eso sí, todos los modelos que nosotros os proponemos cumplen los requisitos de los que os acabo de charlar.

Y, adicionalmente, los hay para todos los niveles de exigencia: con buenas prestaciones y precio abordable, y con especificaciones a la última y coste elevado. Vosotros tenéis la última palabra.

Así son las teles con las que soñamos los jugones

LG B7

Lgb7v

Este maniquí es, pegado al C7 del que igualmente os hablo unos párrafos más debajo, el más económico de cuantos conforman el porfolio de televisores OLED de LG. La diferencia entre uno y otro es esencialmente cosmética, y podemos apreciarla tanto en la peana de sujeción como en el borde del situación de ambas teles. Pero lo en realidad importante, su calidad de imagen, es prácticamente idéntica porque uno y otro modelos recurren a paneles y tecnologías de procesado de la imagen perfectamente equiparables.

¿Por qué nos hemos fijado en el B7? Pues porque nos ofrece todas las ventajas de la tecnología OLED a un precio legítimo. Sus negros son profundos, su nivel de detalle en zonas oscuras es suspensión, su tiempo de respuesta oscila en torno a 1 ms, lo que nos garantiza una marcha casi total de desenfoque de movimiento, su latencia de entrada oscila en torno a unos muy interesantes 21,5 ms…

Como veis, desde el punto de perspicacia de los juegos, este televisor pinta en realidad adecuadamente. Pero, donado que es tan parecido al maniquí C7, os sugerimos que os decantéis por uno u otro, adecuadamente por el precio al que los encontréis, adecuadamente adecuado a vuestras preferencias estéticas, porque, como podéis ver, el diseño de la peana de uno y otro modelos es radicalmente diferente. En cualquier caso, si os decantáis por el B7, no os equivocaréis.

LG C7

Lgc7

Si estás pensando en hacerte con un televisor con panel OLED, pero los que están en tu punto de mira exceden tu presupuesto, quizás esta propuesta de LG te encaje mejor que ninguna otra. Y es que su relación calidad/precio es fantástica, aunque, eso sí, si lo enmarcamos interiormente del ecosistema de los televisores OLED.

Nosotros lo hemos podido analizar a fondo y nos ha encantado por la profundidad de sus negros (poco previsible donado que incorpora un panel OLED), su considerable nivel de brillo y por una calibración de serie que nos permite disfrutarlo al mayor sin que casi nada nos veamos obligados a tocar los parámetros de configuración que inciden en la calidad de imagen entero.

Eso sí, no es valentísimo. Su sonido no está mal, pero hay modelos en su segmento de precio que suenan mejor. Y hay televisores OLED que nos ofrecen una calidad de imagen entero un poco más inscripción, especialmente en lo que concierne al nivel de detalle en zonas oscuras. Pero, eso sí, son más caros. Por todo lo que hemos mencionado esta es una de las teles con panel OLED con una relación precio/prestaciones más equilibrada.

LG SJ850V

Lg 55sj850v

Los ingenieros de LG parecen no sentirse cómodos únicamente poniendo a punto televisores con panel OLED. Y es que en el catálogo de esta marca surcoreana igualmente podemos encontrar propuestas con panel LCD (normalmente de tipo IPS) y retroiluminación LED de mucha calidad y precio casi siempre más abordable que el de las teles OLED.

Este maniquí en particular está situado en la misma campo de precio de los B7 y C7 OLED que acabamos de ver, pero, en su caso, donado que incorpora un panel LCD, pertenece a la escala media/inscripción de teles de LG con esta tecnología, por lo que cuenta con una implementación destacamento de su tecnología de puntos cuánticos. ¿Por qué nos interesa para juegos? Por su inscripción calidad de imagen entero (a pesar de usar un panel IPS de 8 bits realiza un procesado muy rematado), y, sobre todo, por su mínima latencia de entrada, que oscila en torno a de los 13 ms.

Su nivel de brillo no es tan suspensión como el de otros televisores LCD de inscripción escala, pero, aun así, si quieres una tele estupenda para videojuegos y cine que no supere los 2.000 euros, y todavía no quieres emplazar por la tecnología OLED por la longevo fragilidad de sus paneles o adecuado a que tienes dudas acerca de la posible retención de imagen (un tema que da para charlar prolongado y tendido, y al que posiblemente dedicaremos un artículo más delante), merece la pena que la tengas en cuenta.

LG SJ950V

Lgsj950v

El postrero maniquí de LG que vamos a proponeros en este artículo puede ser considerado el «hermano longevo» del inicial. Como aquel incorpora un panel LCD con retroiluminación LED, aunque en este caso se tráfico de un panel IPS de 10 bits, lo que delata que estamos en presencia de una tele de escala superior.

¿Sus bazas? Negros profundos, aunque no tanto como los que nos ofrecen los televisores OLED, un amplio ángulo de visualización, una latencia de entrada estupenda que casi siempre se encuentra por debajo de los 20 ms y un tiempo de respuesta harto trascendente que se encuentra en torno a los 15 ms. Como veis, estas prestaciones presagian un rendimiento con juegos muy interesante.

El hecho de que esta propuesta incorpore un panel de 10 bits provoca que su precio sea poco superior al del maniquí SJ850V. Aun así, no es difícil encontrarlo por menos de 2.000 euros, lo que lo coloca como una firme alternativa a los OLED más económicos si aún no queremos emplazar por esta última tecnología, o adecuadamente si queremos una tele que sea más luminosa que las OLED de escala de entrada. Y esta lo es.

Panasonic EZ950

Panasonic

Nos vamos ahora con otra propuesta OLED, pero en este caso de Panasonic. Este televisor incorpora, como todos los OLED de esta marca japonesa, un panel fabricado por LG. Eso sí, ahí acaba la colaboración entre ambas marcas porque todo lo demás en esta tele, incluida, por supuesto, la electrónica de procesado de la imagen, ha sido diseñado por los ingenieros de Panasonic.

Este modelo hemos podido analizarlo a fondo en nuestro laboratorio, y nos gustó mucho de él, como cabía esperar, la densidad de su molesto, lo adecuadamente calibrado que viene de factoría, su comedida latencia de entrada (oscila en torno a de los 26 ms) y su amplio ángulo de visión. Lo que no nos gustó tanto fue su diseño, que a nosotros nos parece poco reformador, un sonido claramente mejorable y un nivel de brillo inferior al de los televisores LCD LED del mismo rango de precio. Aun así, nuestro oscilación es muy positivo, y su precio es harto legítimo donado que se tráfico de un dispositivo OLED. Por eso os proponemos que lo tengáis en cuenta.

Samsung MU8005

Mu8005

Entramos en el demarcación de Samsung, y, luego, entramos en «demarcación LCD LED». Como sabéis, esta marca surcoreana, a pesar de que fabrica paneles AMOLED para sus smartphones y otros dispositivos, aún no reto por los paneles OLED en sus televisores. Este maniquí en particular incorpora un panel LCD LED de 10 bits avalado por una de sus implementaciones más sofisticadas de puntos cuánticos. Aunque es importante que tengamos en cuenta que no se tráfico de una tele QLED, que son las que actualmente cuentan con la técnica de nanocristales más avanzada de Samsung.

Aun así, estamos en presencia de un televisor apetecible si nuestro presupuesto no nos permite irnos mucho más allá de los 1.000 euros. Por este precio hoy en día no podemos conseguir una tele OLED, pero sí un buen televisor LCD. Y aquí tenemos un guay ejemplo. Su latencia de entrada oscila entre los 19 y los 25 ms, su tiempo de respuesta es harto comedido (unos 13 ms) y satisface la explicación HDR 1000, lo que garantiza un nivel de brillo solvente. Por todo esto, si vuestro presupuesto es comedido esta es una de las opciones que merece la pena tener en cuenta.

Samsung Q7F

Q7f

De nuevo llegamos a otro de los televisores que hemos podido «diseccionar» en nuestras instalaciones, y que, luego, conocemos a fondo. Lo más vistoso de esta tele es que pertenece a la tribu QLED de Samsung, y, por eso, es una de las propuestas con las que esta marca pretende intimidar a los modelos OLED de la competencia. Que lo logre o no ya es «harina de otro costal».

En cualquier caso, a nosotros nos gustó, y mucho, por la calidad de imagen entero de su panel de 10 bits, por su nivel de brillo mayor (alcanza los 1.500 nits) y igualmente por sus muy atractivos tiempo de respuesta y latencia de entrada, máxime si, como pretendemos con este artículo, vamos a utilizarlo para disfrutar nuestros videojuegos. ¿Sus defectos? Su nivel de molesto no es tan sobresaliente como el de los televisores OLED y su sonido, como sucede en la longevo parte de las teles actuales, es mejorable. Aun así, es un dispositivo guay que merece la pena tener en cuenta.

Samsung Q9F

Q9f

Hemos decidido incluir este maniquí de Samsung entre nuestras propuestas, a pesar de su elevado precio, por una razón de peso: actualmente es una de las alternativas más consistentes a los televisores OLED de inscripción escala, si, como he mencionado antiguamente, queremos una tele premium pero aún preferimos no emplazar por esta última tecnología, adecuadamente por la longevo fragilidad de sus paneles, adecuadamente por la posibilidad de que se produzca la retención de imagen que preocupa a algunos usuarios (combatida por las marcas que creen en OLED mediante avanzados algoritmos que permiten controlar el brillo en tiempo actual).

Este televisor adquiere fuerza frente a OLED igualmente si buscamos una tele que sea lo más luminosa posible (alcanza los 2.000 nits máximos). La profundidad de su molesto y su nivel de detalle en regiones oscuras son sobresalientes, aunque no igualan los de los televisores OLED más avanzados. En lo que concierne a su uso con videojuegos, carencia que oponerse. Como podéis ver en la ficha técnica que tenéis debajo de estas líneas, tanto su latencia de entrada como su tiempo de respuesta son bajos, por lo que asegura una experiencia apetecible.

Samsung Q9F

Panel LCD QLED HDR10 DOLBY VISION No
HDMI 4 HDMI 2.0 LATENCIA DE E/S 21 a 22 ms
TIEMPO DE RESPUESTA 10,8 ms
Precio 3.999 euros (65 pulgadas)

Sony A1

Sonya1

Esta tribu de televisores ha permitido a Sony reencontrarse son la tecnología OLED, una innovación que la marca japonesa conoce adecuadamente después de haber recurrido a ella en el televisor XEL-1 que llegó a España en 2009, y también en la pantalla de PlayStation Vita, su última consola portátil.

El panel de este maniquí lo fabrica LG, pero todo lo demás, incluida la electrónica de procesado, es de Sony. Nosotros tuvimos la oportunidad de probarlo a fondo en nuestras instalaciones hace unos meses, y nos sorprendió. Lo hizo por sus negros (como cabía esperar por integrar un panel OLED), su colorimetría, su diseño… Incluso suena razonablemente adecuadamente, poco que no es habitual en los televisores actuales.

Las mayores pegas que podemos ponerle son, cómo no, su precio, que es harto elevado aunque no dista mucho del de otras propuestas OLED similares. Y, en el ámbito que nos ocupa, el de los videojuegos, igualmente su latencia de entrada, que es más inscripción que la de las demás propuestas de este artículo. Aun así, a menos que seáis unos profesionales de la número competitiva, no debería preocuparos porque solo en circunstancias contadas excede levemente los 40 ms (a 1.080p y 60 Hz). Eso sí, si queréis haceros con él vuestro presupuesto tendrá que ser productivo.

Sony Bravia XE9305

Sonyxe9305

Esta es otra de esas propuestas muy atractivas si nuestro presupuesto es razonablemente comedido y nuestra codicia no lo es en inmutable. Y es que por unos 1.600 euros podemos hacernos con un televisor con panel LCD LED VA dotado de lo postrero de Sony en tecnología de puntos cuánticos, con un brillo mayor de 1.000 nits y un diseño muy cuidado, poco habitual en los televisores de esta marca.

Nosotros pudimos probarlo a fondo en nuestras instalaciones hace unos meses, y nos gustó de él su diseño, su colorimetría y su muy competente procesado de imagen cuando lo utilizamos para ver cine. En el ámbito de los videojuegos sus cifras de latencia de entrada y tiempo de respuesta no son punteras (las tenéis en la ficha que publicamos debajo de estas líneas), pero siquiera están carencia mal. Un apunte: este televisor cuesta ahora casi 1.000 euros menos que cuando salió, por lo que representa la oportunidad de hacernos con un LCD LED de escala inscripción a un precio legítimo.

Sony Bravia ZD9

Zd9

Nuestra última propuesta es, al igual que el maniquí Q9F de Samsung, una alternativa muy interesante para aquellos usuarios que quieren hacerse con un televisor de inscripción escala, pero prefieren no emplazar por la tecnología OLED. Y es que la prudencia de los paneles LCD y la tecnología de atenuación de la retroiluminación, combinada con lo postrero en puntos cuánticos, permite a los fabricantes de teles colocar en el mercado soluciones capaces de acercarse en lo que concierne al nivel de molesto y la colorimetría a los mejores televisores OLED, y superarles en parámetros como el nivel de brillo mayor.

Cuando este modelo llegó a nuestras instalaciones nos gustó por su diseño (las peanas actuales de Sony son especialmente estilosas), sus negros y nivel de detalle en regiones oscuras (gracias a su sofisticado sistema de atenuación de la retroiluminación) y por su convincente HDR. Tal y como sucede con el maniquí inicial, su latencia y tiempo de respuesta no son punteros, pero resultan satisfactorios, a menos que nos guste competir. Si fuese así es preferible optar por un maniquí con un tiempo de respuesta inferior, una explicación esta última que ensombrece levemente las prestaciones globales de esta tele en materia de videojuegos.

En Xataka | No todo es 4K y HDR: si eres un jugón, esto es en lo que fijarte al comprar una nueva tele


Source link

deja tu opinion

Seguinos

Tecnoblog en las redes sociales